Crítica de 'El Míster' (2021) Temporada 1 Episodios 1-3 - Serie Disney+

Imagen El míster


No empieza con muy buen pie, pero poco a poco va ganando terreno gracias a la química entre su reparto y algunos momentos entrañables.


Después de ser expulsado de la NCAA, el entrenador de baloncesto Marvyn Korn (John Stamos) tiene la oportunidad de redimirse entrenando en un instituto privado de élite. Pronto aprenderá que las jugadoras adolescentes necesitan empatía y vulnerabilidad, unos conceptos ajenos a este indiferente preparador. Poco a poco, Marvyn aprende a conectar con las jugadoras y empieza a convertirse en la persona que siempre quiso ser. A su vez, las chicas aprenden a tomarse más en serio y a encontrar su sitio tanto dentro como fuera de la cancha

Tras 'Somos los mejores: Una nueva era'llega a Disney+ otra serie deportiva de entrenadores en proceso de redención y deportistas en apuros. Sí, dos ficciones del mismo tipo en menos de un mes, cualquiera diría que la plataforma se repite. Sin embargo, mientras que la primera es un golpe de efecto a nuestra nostalgia mediante la fórmula ganadora de la franquicia, esta creación original de nada más y nada menos que David E. Kelley (Big Sky) y Dean Lorey (Harley Quinn) aboga por el deporte 100% femenino e intenta ofrecer un tono algo más íntimo dentro del contexto de la adolescencia.

Imagen El Míster

John Stamos (Madres forzosas) vuelve a interpretarse a sí mismo porque tampoco necesita mucho más. De nuevo, el actor dota a su personaje de ese característico equilibrio entre lo encantador y lo insolente y pasea por la pantalla sin demasiado esfuerzo. Su Marvyn Korn es el eje central de una historia en la que no solo deberá aprender a controlar su temperamento y mejorar como persona, sino también como ser el mejor padre para su hija Emma (Sophia Mitri Schloss), a la que tiene prácticamente olvidada por culpa de su obsesión al trabajo

Además, también debe lidiar con su nueva ayudante Holly (Jessalyn Gilsig) y la 'rebeldía' de sus nuevas jugadoras, que se oponen a sus estrictos métodos y al trato tan indiferente que reciben de él. Para colmo, nadie del equipo educativo parece quererlo por allí. Sin duda, desde el propio protagonista hasta el grupo de adolescentes, el reparto se confirma como uno de los mayores aciertos de la serie. Tanto unos como otros comparten una química instantánea y gracias a esto consiguen mantener la ficción a flote incluso en sus momentos menos inspirados.


Imagen El míster

En estos tres primeros episodios, 'El míster' no empieza con muy buen pie. La serie, cuyo tono se tambalea durante las primeras horas, a veces parece que quiere ser una sitcom y otras un drama deportivo y adolescente excesivamente convencional. De todas maneras, tampoco parece que pretenda iniciar una revolución en esto de las ficciones deportivas. No obstante, y a pesar de que su primer episodio hace temer lo peor, poco a poco va ganando terreno, aunque de momento este hecho no la exime de todos sus problemas. Al menos, esta sensación de mejoría consigue aumentar el interés en el devenir de la historia y sus personajes

De esta forma, no es hasta el tercer capítulo cuando la ficción empieza a dar muestras de su verdadero potencial al exhibir mucho corazón mediante algunos momentos entrañables. Aquí es donde más se aprecia la mano de Kelley: en el manejo de las relaciones entre adultos y padres e hijos. Asimismo, siempre teniendo en cuenta el género en el que nos encontramos -esto no es 'Euphoria'-, se puede vislumbrar cierta intención de dotar a los personajes adolescentes de una voz más personal y empática, lejos de ese retrato superficial habitual en este tipo de propuestas. Además, si Stamos dice que este es el proyecto por el que ha esperado toda su vida... será por algo.

Puntuación: 6,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios