Crítica de 'The Nevers' (2021) Temporada 1 Episodios 1-4 - Serie HBO

Imagen The Nevers


Visualmente luce impecable, pero en estos primeros episodios la serie no termina de arrancar ni da pistas sobre una dirección coherente a seguir.


En los últimos años del reinado de Victoria, Londres se ve acosada por los 'Tocados': personas, en su mayoría mujeres, que de repente manifiestan habilidades anormales, algunas mágicas, otras muy inquietantes. Entre ellos se encuentran Amalia True (Laura Donnelly), una viuda misteriosa y astuta, y Penance Adair (Ann Skelly), una brillante y joven inventora. Ellas son las campeonas de esta nueva clase baja, creando un hogar para los Tocados, mientras luchan contra las fuerzas de... bueno, prácticamente contra todas las fuerzas, para hacer hueco a aquellos que no tienen lugar en la historia tal y como la conocemos.

Aunque ya ha abandonado el proyecto, la nueva serie de Joss Whedon (Stargirl) llega con polémica tras las últimas declaraciones de varios intérpretes que han trabajado bajo sus órdenes en anteriores ocasiones. Sin embargo, nada de esto ha impedido que HBO estrene esta especie de 'X-Men de la era victoriana' llena de nuevos personajes y un abanico de habilidades que van desde lo común hasta lo más extravagante. De esta forma, los denominados 'Tocados' poseen poderes tan típicos de este tipo de ficciones como ver el futuro, crear fuego o sanar. Por otro lado, los peores parados han desarrollado ciertas aflicciones físicas y mentales no tan valiosas. Por ejemplo, conocemos a una adorable niña gigante y a otra que puede hablar cualquier idioma menos el suyo propio.

Imagen The Nevers

La líder de este grupo es Amalia (Laura Donnelly), una mujer temeraria, sarcástica y algo narcisista a la que no le importan demasiado las consecuencias de sus actos. Por su parte, su entrañable acompañante Penance (Ann Skelly) es ese típico personaje tan inteligente como simpaticón, torpe y un tanto inocente. Claro, suena a cliché de manual, pero a la vez también es la integrante más interesante de esta 'escuela de Tocados', en gran parte gracias a su positivismo casi incesante y a sus inventos anacrónicos que no siempre funcionan del todo bien. La estupenda química entre ambas tiene algo de Holmes y Watson, además de recordar en cierta manera a cualquier pareja de 'buddy-movie' que se precie. Eso sí, sin tanta testosterona y con muchos más gadgets.

Si el dúo protagonista resulta lo mejor de la serie, lo peor llega cuando entran en juego el resto de personajes. Si bien sus interpretaciones son más que correctas, los Lord Massen (Pip Torrens), Frank Mundi (Ben Chaplin), Hugo Swann (James Norton), Declan Orrun (Nick Frost) y compañía forman un grupo de individuos demasiado amplio para la poca profundidad que estos episodios aportan sobre ellos. Una pena, sobre todo contando con un reparto británico de tantísimo nivel. Por su parte Maladie (Amy Manson), una lunática asesina en serie que aterroriza a la ciudad junto a Annie (Rochelle Neil), es lo que parece ser la villana a batir, pero esta se siente como una amenaza muy poco inspirada y todavía menos fascinante.


Imagen The Nevers

En estos cuatro primeros episodios, 'The Nevers' nunca termina de arrancar ni de indagar demasiado en ninguno de sus temas. Técnicamente tiene todo lo que el sello HBO promete y visualmente luce impecable. Sin embargo, la serie no ofrece nada realmente novedoso, más allá de coger una premisa ya existente y desarrollarla en una época distinta y algo más salvaje. Además, también hace gala -o peca- de otras de sus señas de identidad como es la excesiva cantidad de desnudos femeninos en comparación con los masculinos. Por ello, aunque esta vez se introduce en aguas más turbias y violentas, la ficción resulta una combinación de todos los tics y elementos que caracterizan a las creaciones de Whedon, siempre con ese toque de televisión propia de finales de los 90.

Sí, tiene buenas secuencias de acción y aventuras marca de la casa, pero de poco sirven si lo demás se siente tan superficial y corriente. Además, en ocasiones divaga en exceso entre sus subtramas -las centradas en personajes masculinos por el momento carecen de interés- sin dar pistas claras sobre una dirección coherente a seguir. Por otra parte, la denuncia social está ahí con los 'Tocados' como metáforas andantes sobre toda opresión conocida, pero se encuentra demasiado escondida en comparación con sus referentes. No obstante, no todo está perdido, ya que la serie realmente cuenta con el potencial para ofrecer muchísimo más durante los próximos episodios. Habrá que estar bien atentos a su evolución.
Puntuación: 6/10

Ver ahora en:




Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios