Crítica de 'Estafadoras de Wall Street' (2019)



Lorene Scafaria ha sabido contar una historia real sobre mujeres fuertes e independientes sin sobrevalorarlas demasiado.


Destiny (Constance Wu) es una bailarina de striptease con muy poca seguridad en sí misma. Un día, ve a Ramona Vegas (Jennifer Lopez) triunfar en la pista atrayendo a la clientela con sus sensuales movimientos. Ésta la acoge bajo su tutela y, a partir de ahí, comienza una fuerte alianza a la cual se unirán Mercedes (Keke Palmer) y Annabelle (Lili Reinhart) tras una grave crisis económica que las conducirá a estafar a sus clientes más ricos para no perder todo lo que tienen. Sin embargo, su negocio comienza a peligrar cuando la periodista Elizabeth (Julia Stiles) comienza a investigarlas una a una.

Esta historia muestra a un grupo de mujeres a las cuales la desesperación de poder perderlo todo las conduce a ganar dinero de forma poco ética. Scafaria lleva a cabo un correcto desarrollo de los personajes, lo cual te permite empatizar con cada una de ellas pese a saber que lo que están haciendo es completamente ilegal. En 'Estafadoras de Wall Street' se pueden ver y justificar claramente los motivos que conducen a cada una de estas mujeres no sólo a trabajar de algo no muy bien visto como puede ser bailarina de striptease, sino a estafar clientes para ayudar a los suyos, entre ellas y a sí mismas a salir adelante.


Constance Wu (Crazy Rich Asians, Recién llegados) realiza un gran trabajo interpretando tanto a esa bailarina insegura que sólo quiere conseguir clientes como a esa mujer empoderada que tiene claro que quiere ser completamente independiente. Destaca su muy buena química con Jennifer Lopez (La Madre del Novio, Sucedió en Manhattan), de la cual se ha visto en esta película una mejor actuación que en todos su trabajos previos, Keke Palmer (Una Segunda Oportunidad, Akeelah y Las Letras) y Lili Reinhart (Riverdale, Miss Stevens). El guión ayuda bastante a destacar esta unión con ciertos momentos, algunos cómicos que harán soltar una carcajada imprevista y otros dramáticos que mantendrán al espectador a punto del llanto.

Sorprendente trabajo cinematográfico que parecía que iba a ser una de esas comedias vacías en las cuales las protagonistas son personajes completamente planos y sin mucho desarrollo pero resulta ser justamente una gran historia sobre amistad y lealtad. Sobre lo que todos seríamos capaces de hacer por no perderlo todo y los riesgos y las consecuencias que tomaríamos sin pensarlo dos veces; no sólo por nuestro propio bien, sino por el de todas aquellas personas que queremos. Este grupo de amigas emana esa sólida y profunda amistad formando así un grupo de personas que, al final, lo arriesgarían todo y estarían ahí siempre tanto en las buenas como en las malas.

 Puntuación: 8/10


Publicar un comentario

0 Comentarios