Crítica de 'Un caso francés' (2021) - Miniserie STARZPLAY

Advertisement

Crítica de 'Un caso francés' (2021) - Miniserie STARZPLAY

Imagen Un caso francés


Quizá quiere ser una crónica demasiado correcta y rígida, pero es una serie de notable ejecución y eficaz en su objetivo de informar entreteniendo.


Esta es una crónica sobre la investigación del asesinato de Grégory Villemin, uno de los casos de asesinato más destacados, enigmáticos y no resueltos de los tiempos modernos en Francia y que ha obsesionado al país con multitud de condenas, giros judiciales y progresos en materia de ADN. Un caso que cambió para siempre el enfoque de los medios de comunicación y de la justicia sobre una investigación.

Gracias a una alianza con la cadena de televisión francesa TF1STARZPLAY nos trae una serie que retrata con detallismo y objetividad este famoso caso que resonó en todo el mundo a mediados de los 80. Creada por Jérémie Guez (Hermanos de sangre) y Alexandre Smia, la ficción muestra con vehemencia el enorme revuelo que la investigación provocó en el país, sobre todo en lo que se refiere a la intervención de una justicia improcedente e inaceptable, así como a la presencia de unos periodistas más agresivos, sensacionalistas y amorales de lo normal que destrozaron vidas sin preocuparse por las consecuencias. En especial, sobrecoge cómo el proceso acabó convirtiéndose en una especie de juego macabro y bochornoso, en el que la manipulación a través de la prensa jugó un papel fundamental.

Imagen Un caso francés

En la búsqueda de este escurridizo asesino conocido como El Cuervo, muchos estuvieron implicados para bien y para mal. Los principales afectados fueron Jean-Marie y Christine Villemin, los padres de Grégory, a los cuales la serie presta especial atención no solo por su terrible perdida, sino por el acoso que sufrieron y por el cúmulo de malas decisiones que tomaron a lo largo del proceso. Por ello, Guez y Smia los exponen de una forma objetiva sin guardarse ningún tipo de información, como la concerniente al brutal acto que comete Jean-Marie o cómo la madre cede a los tejemanejes mediáticos por culpa de las presiones. Es aquí donde la ficción muestra su lado más dramático, intentando hurgar en la llaga del espectador con momentos emotivos que por una cuestión u otra no terminan de funcionar como deberían.

Por otro lado, en este tipo de series corales basadas en hechos reales hay veces que el propio caso tiende a tener más importancia que los implicados. Sin embargo, aquí los guionistas se preocupan por incluir pequeñas píldoras de información en forma de escenas íntimas que aportan algo de trasfondo a todos los protagonistas. También crean algunas personas ficticias como la interesante periodista Jeanne Lombardie (Laurence Arné), que debe lidiar con las dificultades del proceso además del machismo imperante en el mundillo del periodismo. No obstante, los personajes más llamativos son aquellos partícipes en la extensa nómina de errores de la investigación. Unos por negligentes e incompetentes, otros por desesperación, intereses o porque creían que tras una resolución rápida podrían disfrutar de la fama del héroe. Algunos nunca se habrían imaginado el final tan trágico que les esperaba...


Imagen Un caso francés

'Un caso francés' quizá quiere ser una crónica demasiado correcta y rígida, olvidándose en muchos tramos de generar la suficiente tensión o de aprovechar ese halo de dramatismo para hacernos sentir un poco más cercanos a lo que muestra. Es más, la serie crea una cierta distancia entre el espectador y los eventos que narra, fruto de la objetividad con la que presenta los hechos y retrata a sus personajes. Esto a su vez produce una contradicción muy llamativa, pues su empeño por la imparcialidad contrasta precisamente con la falta de la misma en casi todos los implicados en esta investigación. Eso sí, la ficción tampoco renuncia a cebarse con el mal comportamiento de la justicia y el periodismo, porque si aquí existen unos villanos evidentes y tangibles son ellos.

También es una serie algo tópica en lo referente a las situaciones que propone su guion, el cual se encuentra documentado y medido al milímetro. Lo normal, si tenemos en cuenta que estos son hechos reales, y que todos los procedimientos y eventos que rodean a este tipo de casos suelen seguir el mismo patrón -reconstrucciones, interrogatorios, una montaña rusa de acusaciones, linchamientos prematuros...-, y ya hemos visto muchas propuestas de esta índole a lo largo de los años. Sin embargo, esto no quita que la ficción destaque en especial por unas buenas interpretaciones, además de por un excelente apartado técnico y una cuidada puesta en escena. Por supuesto, tampoco elimina el hecho de que esta es una propuesta de notable ejecución, eficaz en su objetivo de informar entreteniendo e ideal para los aficionados del género.

Puntuación: 7/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.