Crítica de 'La calle del terror - Parte 1: 1994' (2021) - Película Netflix

Imagen La calle del terror


Un acertado comienzo que nos ofrece un entretenido atisbo de lo que podría llegar a ser esta trilogía en su conjunto.


En 1994, unos adolescentes descubren que los sucesos que aterrorizan al pueblo de Shadyside desde hace generaciones podrían estar conectados. Además, puede que ahora les toque a ellos protagonizar la pesadilla.

En apenas unos días, por fin llega a Netflix la esperada primera entrega de esta trilogía de terror que se basa libremente en los libros del archiconocido autor R.L. Stine. Dirigida por la cineasta Leigh Janiak, la película supone el inicio de una saga slasher original orientada a las nuevas generaciones, que ya hacía falta, y busca resucitar del todo a un género que, en los últimos años, ha sobrevivido a duras penas a base de remakes de sus títulos más destacados. Por ello, no es de extrañar que en la cinta nos encontremos con numerosos homenajes a auténticos referentes como puede ser el caso más claro de 'Scream' -incluido un cameo de Maya Hawke en modo Drew Barrymore-, pero a su vez toma un giro sobrenatural y un estilo no demasiado serio que en general recuerda un poco a 'Freddy contra Jason'. Janiak tampoco se olvida de agregar alguna que otra denuncia social y, a su vez, realiza un retrato de esa brecha que separa a ricos y pobres en esta clase de pueblos estadounidenses donde los adolescentes viven obsesionados con marcharse.

Imagen La calle del terror - Parte 1: 1994

Hay que decir que las interpretaciones son uno de los defectos más notorios de la película, con un reparto que en líneas generales sobreactúa animado por ese tono desenfadado que imprime Janiak. Por lo menos, este grupo de adolescentes formado por Kiana Madeira (Cleptómanas), Olivia Welch (Panic), Fred Hechinger (La mujer en la ventana), Benjamin Flores Jr. (Your Honor) y la debutante Julia Rehwald interpretan a unos personajes que, si bien no son especialmente carismáticos ni están del todo bien construidos, tampoco representan a esas personalidades cliché tan marcadas y típicas del género. Aunque, como no podía ser de otra manera, nuestros protagonistas no se libran de dramas, relaciones complicadas y hormonas revolucionadas, pero desde luego este no sería un slasher de verdad sin todos estos elementos -con permiso del asesino enmascarado, claro-. Quizá Welch es la que mejor nivel ofrece y no resultaría nada descabellado que llegara a convertirse en un nuevo ícono 'teen' a corto plazo.

'La calle del terror - Parte 1: 1994' es un acertado comienzo que nos ofrece un entretenido atisbo de lo que podría llegar a ser esta trilogía en su conjunto. Muy noventera en sus formas, la película es todo lo sangrienta que cabe esperar y nos deja algunas muertes impactantes, que al fin y al cabo es lo que uno quiere encontrarse cuando se enfrenta a este tipo de propuestas. La cinta se desarrolla a través de un montaje frenético que sin embargo contrasta con un ritmo algo irregular por momentos. Además, el filme abusa de esos característicos efectos de sonido a todo volumen que preceden a una excesiva cantidad de sustos falsos que simplemente no funcionan. Por otra parte, la trama tampoco es que sea muy original e incluso llega a desviarse hacia una resolución que roza el absurdo, pero aún así Janiak se las ingenia con habilidad para mantener el interés durante todo el metraje. ¿Se convertirá en una saga icónica del género? El tiempo lo dirá, pero al menos esta primera incursión invita a seguir conociendo más sobre su historia y, por ende, a visionar el resto de entregas.

Puntuación: 6,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios