Crítica de 'Panic' (2021) Temporada 1 - Serie Prime Video

Imagen Panic


Una ficción adolescente previsible y decepcionante que se desinfla de forma agonizante a lo largo de sus excesivos diez episodios.


Cada verano en un pequeño pueblo de Texas, los estudiantes de último año compiten en una serie de desafíos en los que el ganador se lo lleva todo, creyendo que ésta es su única oportunidad para escapar de su entorno y mejorar así sus vidas. Pero este año, las reglas han cambiado: el bote de dinero es más grande que nunca y el juego se ha vuelto aún más peligroso. Los jugadores se enfrentarán a sus miedos más profundos y oscuros y se verán obligados a decidir cuánto están dispuestos a arriesgar para ganar.

Hoy llega a Prime Video esta nueva serie juvenil creada por Lauren Oliver, que también se encarga del guion basándose en su propia novela homónima. Sin llegar a ser distópica, la ficción nos propone una nueva competición adolescente de dudosa moral en un pequeño y perdido pueblo de Texas. Una propuesta que nos muestra lo que podrían ser capaces de hacer los jóvenes con tal de, además de matar el aburrimiento en verano, salir de su hogar y vivir el sueño americano. Todos ellos inevitablemente impulsados por esa despreciable idea del 'primer mundo' de que si no vas a la universidad y sales de tu pueblo, entonces eres un rotundo fracaso como ser humano. De esta forma, los personajes se enfrentan a peligrosas pruebas tanto física como mentalmente en una edición marcada por los recientes fallecimientos de varios participantes.

Imagen Panic
 
En cada episodio hay una prueba que superar y estas resultan lo más interesante de la serie, aunque tampoco son todo lo intensas que promete en un principio. Sin embargo, lo que las rodea es tan solo cliché tras cliché y conflictos adolescentes sin demasiada inspiración. Asimismo, resulta poco creíble que en un pueblo tan pequeño, los jóvenes puedan realizar este tipo de prácticas con tanta facilidad y pasando tan desapercibidos. Vamos, que además de gritos y grandes concentraciones de gente, los jueguecitos vienen acompañados de música y botellón, pero curiosamente nadie se entera de nada. Claro, sin contar con la inutilidad de los policías del lugar, hay una explicación para este tema, pero es tan rancia y previsible como todo lo que tiene que ver con los giros que ofrece la ficción.

En cuanto a los personajes, nos encontramos con puros estereotipos adolescentes. Tenemos a la típica protagonista acongojada que debe perder su miedo y dar rienda suelta a sus deseos con el primero que consiga removerle las hormonas; el chulo indeseable con un trasfondo traumático que quiere tener algo con ella y al que hay que redimir sea como sea; el mejor amigo 'buenazo' de la protagonista y de la cual por supuesto está enamorado... y así podríamos seguir con todos y cada uno de ellos. Pero la cosa no acaba aquí, porque además, todos los incluidos en el plantel de adultos están cortados con la misma tijera del cliché. Una pena, pues el reparto está lleno de nuevos e interesantes talentos como son el caso de Olivia Welch, Jessica Sula, Mike Faist, Jordan Elsass o Ray Nicholson, hijo tardío del mismísimo Jack Nicholson y cuyo rostro recuerda a él en cada plano.


Imagen Panic

Después de un destacado primer episodio, 'Panic' se desinfla de forma agonizante a lo largo de sus excesivos nueve capítulos restantes. Muy poco en ella tiene sentido y no ayuda la total previsibilidad de sus giros y resoluciones. Además, tampoco es capaz de mantener el ritmo, sobre todo cuando deja de lado el suspense para sumergirse en dramas adolescentes de manual. Pero este es un aspecto que puede cambiar según la capacidad que tenga el espectador para aguantar esos romances innecesarios -por supuesto que hay triángulo amoroso- y repulsivos que siempre acaban poblando esta clase de ficciones juveniles. El público que no soporte esto, se dará cuenta de que algunos de los momentos más 'cringe' de la serie no ocurren precisamente durante las pruebas. Las cuales, por cierto, a medida que avanzan son más decepcionantes.

Al final, todo desemboca en un desenlace facilón que abusa de 'deus ex machina' y casualidades que pueden provocar vergüenza ajena -esperad a ver el horrible tigre CGI en todo su esplendor...-. Al menos, sí se puede destacar que se aleje de lo postapocalíptico y lo distópico, además de su intención de asentar ciertos temas fundamentales de conversación entre los jóvenes, pero ya hay varias ficciones que hacen esto último y con muchos mejores resultados. Incluso 'The Wilds', con todos sus problemas, es capaz de generar mucho más interés en este aspecto. Sin embargo, ¿puede llegar ser el nuevo fenómeno adolescente? Por supuesto que sí. Al fin y al cabo, la ficción lo tiene todo para funcionar entre su público objetivo y eso es algo totalmente aceptable. Que la disfruten los que puedan.

Puntuación: 4,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios