Crítica de 'Little Voice' (2020) Temporada 1 - Serie Apple TV+

Imagen Little Voice


Una carta de amor a la música y a todas las personas que luchan por encontrar su hueco en el mundo.


Bess (Brittany O'Grady) es una joven cantautora con una vida muy ajetreada. Su madre se fue de casa cuando era pequeña y su padre vaga sin rumbo por las calles de Nueva York. Además, debe compaginar sus numerosos trabajos mientras cuida de su hermano con discapacidad intelectual. Un día, por fin encuentra la oportunidad para demostrar su talento y cumplir su sueños, su inseguridad sale a la luz. Pero, un simple tropiezo no impedirá que encuentre su voz de una vez por todas.

Producida por J.J. Abrams (Perdidos, Star Wars: El ascenso de Skywalker) y la cantante y compositora Sara Bareilles, llega a Apple TV+ esta serie que mezcla drama, romance y música en una autoproclamada carta de amor a la diversidad musical de la ciudad de Nueva York. Una historia sobre encontrar tu propia voz que no es maquillada con bailes espectaculares y toneladas de confeti. Al contrario, la ficción muestra la vida en crudo de sus personajes y basa su espectáculo en la calidad y sinceridad de sus canciones, algo que nos recuerda en parte a otras propuestas parecidas, como la inolvidable 'Once (Una vez)' (John Carney, 2007).

Imagen Little Voice

Precisamente son las canciones el principal atractivo de la serie. Compuestas en su mayoría por la propia Bareilles, sus letras ahondan en la personalidad y los pensamientos de la protagonista -que de seguro tiene mucho de ella misma- con respecto a su actitud, inseguridad y día a día. Esto, unido a unas melodías que tienden al pop más emotivo, conforman un conglomerado de temas que derrochan sensibilidad y honestidad. Y es indudable que algunas como 'Little Voice''Dear Hope' o 'More Love' no faltarán en tu playlist después de escucharlas.

Bess, interpretada por Brittany O'Grady (Star, Navidad sangrienta), es una protagonista compleja y real. El personaje no parece apreciar tanto esa diversidad musical de la que presume la serie y lo deja entrever con ligeros gestos de desprecio hacia la música comercial o 'mainstream'. Además, su ego como artista la hace ser terca e irascible a la vez que dulce y honesta. Es curioso como actúa de forma tan abnegada en algunos asuntos, mientras que en otros cae en el egoísmo más irritante. Todo sin olvidar que se encuentra ahogada en su ajetreada vida y en la constante lucha interna entre su ambición y su inseguridad.


Imagen Little Voice

Sobrevivir en una gran ciudad como Nueva York siendo joven no es tarea fácil. Es una realidad que muchos de ellos necesitan desempeñar varios empleos para poder permitirse un hogar. A esto, hay que añadirle que Bess debe lidiar con un hermano con discapacidad intelectual que depende de ella, a pesar de que se le presupone adulto y apto para vivir por si mismo, además de un padre alcohólico que apenas aporta algo a sus vidas. Una agotadora lucha diaria que convierten a la protagonista en una persona igual de admirable que la actuación de O'Grady, todo un descubrimiento tanto a nivel interpretativo como musical.

Con una especie de romance forzado que nos hace temer lo peor desde el primer episodio, y varias subtramas que caen en el más ordinario de los clichés, en ocasiones parece que algunos momentos podrían rebasar la línea de lo cursi y sonrojante. Pero, contra todo pronóstico, los guionistas casi siempre encuentra una solución diferente. Sin embargo, uno de los problemas más visibles de la ficción está en el desarrollo de sus otros personajes. A excepción de la mejor amiga de Bess, la serie se centra demasiado en su protagonista y no profundiza lo suficiente en el resto de secundarios.


Imagen Little Voice

En 'Little Voice' se respira música en cada escena. Desde los innumerables artistas callejeros hasta la magia de Broadway, sin duda es una carta de amor a la diversidad musical. Pero no solo esto, también es un homenaje a todos las personas que luchan por encontrar su hueco en el mundo, sea cual sea su posición, género, etnia, condición, sexualidad o profesión. Asimismo, cuenta con abundante denuncia social, y temas como machismo, homofobia o racismo están muy presentes en la trama. Además, nos muestra la realidad de la industria musical, en la que se priorizan la imagen y la predisposición a lo comercial en detrimento del talento.

En esta primera temporada, los nueve episodios de escasos treinta minutos terminan en un suspiro e invitan al revisionado. Y no es de extrañar que se convierta en una nueva obsesión seriéfila, pues cuenta con una historia realista y de futuro, una protagonista interesante y un conjunto de canciones emotivas y pegadizas que incitan a ser escuchadas una y otra vez. Una propuesta musical de las que no abundan en televisión y que merece una oportunidad, a pesar de sus fallos.

'Little Voice' se estrena el 10 de julio en Apple TV+.

Puntuación: 7/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.



Publicar un comentario

0 Comentarios