Estreno en Prime Video de la dramedia sobrenatural 'Un lobo como yo'. Incluye minicrítica

Advertisement

Estreno en Prime Video de la dramedia sobrenatural 'Un lobo como yo'. Incluye minicrítica

Imagen Un lobo como yo

Prime Video estrena al completa este viernes 1 de abril la serie 'Un lobo como yo', una dramedia con toques sobrenaturales protagonizada por Isla Fisher (Amadrinadas) y Josh Gad (Avenue 5).

Gary (Josh Gad) vive con su hija Emma (Ariel Donoghue) en los suburbios de Adelaida, en el sur de Australia. Ambos se están recuperando de la pérdida de la madre de Emma y luchan por conectar entre sí. Una mañana, el coche en el que van Gary y Emma es embestido por un Jeep que se salta un semáforo en rojo. Emma sufre un ataque de pánico y es consolada por Mary (Isla Fisher), la dueña del Jeep, que, para asombro de Gary, es capaz de calmar a Emma de una manera que él no es capaz.


Esa misma semana, Gary y Mary empiezan a conocerse durante una cita, pero Mary se muestra reacia a compartir más sobre ella y, al ver que el anochecer está cerca, se va. Es entonces cuando sale a la luz que tiene un oscuro secreto que no se atreve a compartir con nadie, pero después de otra colisión fortuita, Gary descubre el oscuro secreto de Mary y huye aterrorizado. Sin embargo, sus universos siguen chocando y no pueden negar que una fuerza mayor parece querer unirlos.

La serie de 6 episodios está creada, escrita y dirigida por Abe Forsythe (Little Monsters). Protagonizan Isla Fisher, Josh Gad, Ariel Donoghue, Emma Lung, Anthony Taufa, Alan Dukes, Nash Edgerton, Robyn Nevin y Paul Pantano.

Imagen Un lobo como yo

Minicrítica de los cuatro primeros episodios

Al ritmo del 'If I Had a Tail' de Queens of the Stone Age, la nueva serie que llega a Prime Video -más vale tarde que nunca- es otra de esas propuestas que quieren revitalizar su género aportándole un giro rebuscado. Una premisa tan interesante como absurda, sobre todo porque, al menos en estos cuatro primeros episodios, el contexto y la construcción del universo sobrenatural que esconde es hasta este punto inexistente, por lo que de momento resulta casi imposible creérsela. De hecho, los dos primeros funcionan como un comedia romántica al uso con algunos toques dramáticos que nos pide un poco de paciencia. Sin embargo, tampoco es que den una impresión del todo engañosa del camino por el que la producción continúa. Y es que, una vez revelado el oscuro y obvio secreto, en realidad la ficción no sufre un cambio radical ni se centra en su posible oscuridad. Todo lo contrario, así que ahí os lo dejo como advertencia.


'Un lobo como yo' es una serie divertida, emotiva y entrañable la cual, para decepción de muchos, no basa su sustancia en lo sobrenatural. En realidad es una propuesta original -quizá demasiado metafórica- que habla sobre aceptarse a uno mismo y aprender a amar más allá de las circunstancias. Y si logra funcionar es en gran parte a la estupenda química existente entre el Gary de Josh Gad, un hombre que, tras la muerte de su esposa, lleva bastante tiempo cerrado en lo emocional cuidando a su hija con depresión; y la Mary de Isla Fisher, una mujer con ciertas complicaciones exóticas que tiende a huir a la más mínima incomodidad. De esta forma, a base de incontables coincidencias y accidentes, la producción resulta una experiencia interesante aunque irregular que veces usa algunas técnicas convencionales para manipular nuestras emociones. No es nada terrorífica y mucho menos perfecta, pero a cambio no puede evitar ser simpática y encantadora.

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.