Crítica de 'Modern Love' Temporada 2 - Serie Prime Video

Imagen Modern Love Temporada 2


La serie continúa llegando al corazón, pero esta vez lo hace con una tanda de episodios más irregular.


En esta temporada, el amor rompe todas las reglas. Una vieja llama que se aviva. La lucha entre ser amigos o amantes. Una chica nocturna y su chico diurno. Un romance con el ex de un ex. Una aventura de una noche. Una promesa imposible. El fantasma de un amante perdido. La exploración de la sexualidad. Los ocho episodios de la segunda temporada de la serie dan lugar a una serie de historias sobre relaciones, conexiones, traiciones y revelaciones.

Con el objetivo de agitar nuestros corazones, este viernes vuelve el amor moderno a Prime Video con la segunda temporada de esta serie antológica inspirada en los artículos del New York Times. En esta ocasión, la ficción creada y escrita por John Carney (Sing Street) nos plantea episodios más variados e inclusivos con los que intenta ampliar sus horizontes. Además, algunos de ellos están muy enfocados en las nuevas generaciones, algo de lo que carecía una primera temporada por lo general más centrada en las distintas relaciones entre personas de edades dispares.

Imagen Modern Love Temporada 2

Uno de los factores claves del éxito de la primera temporada fue su espectacular reparto. Sin embargo, en la nueva entrega este no resulta tan atractivo ni llamativo, aunque sí es más abundante y cuenta con una mayor nómina de intérpretes jóvenes con los que narra historias en escenarios más reconocibles para las nuevas generaciones. El problema de esto es que el nivel de las interpretaciones resulta algo irregular en comparación con su predecesora. No obstante, los episodios centrados en el amor más juvenil son precisamente los que desentonan del resto de una forma más positiva.

Esta contradicción se acentúa cuando nos introducimos en aquellos episodios que cuentan con un núcleo más maduro y, en los cuales, intérpretes de la talla de Anne Paquin (Flack), Tom Burke (Mank), Tobias Menzies (The Crown) o Sophie Okonedo (Ratched) son del todo desaprovechados por guiones que no están a la altura ni del talento ni de la primera temporada. Sin duda, la historia más desapacible y decepcionante es la protagonizada por Lucy Boynton (Bohemian Rhapsody) y Kit Harington (Juego de tronos); una burda imitación de 'Antes del amanecer' durante principios del confinamiento que se encuentra llena de superficialidad y malas decisiones.


Imagen Modern Love Temporada 2

Si 'Modern Love' sigue resultando fascinante por momentos es debido al placer de ver como las distintas relaciones se forjan, evolucionan, se degradan y vuelven a recomponerse en apenas 35 minutos. Y si bien siempre se puede exigir mucho más en este aspecto, no está de más agradecer que en esta segunda temporada la serie intente ampliar su público objetivo aumentando la representación. Gracias a ello, la ficción continúa llegando al corazón en ocasiones y toma algunas decisiones en el apartado creativo tan arriesgadas como agradables.

El problema de esta nueva entrega es que los momentos de confusión y desconexión con la realidad son más abundantes que aquellos que resultan entrañables, románticos e identificables. Por ello, esta perceptible falta de autenticidad durante gran parte de la temporada hace que algunos de los personajes se sientan más plásticos que verdaderos, así como que varias de las historias parezcan más artificiales que de costumbre. Al menos, la serie nos sigue dejando con unos pocos momentos memorables a los que merece la pena dar una oportunidad.

Puntuación: 6,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Describiste exactamente lo que sentí al ver estos segundos ocho capítulos. Sin dudas algunos buenos momentos pero con historias en la que me fué mucho más dificil conectar por tener ese caracter artificial.

    ResponderEliminar

¡Envíanos tu comentario!