Crítica de 'Mr. Corman' (2021) Temporada 1 - Serie Apple TV+

Imagen Mr. Corman


Joseph Gordon-Levitt no consigue que su proyecto destaque más allá de su imaginativa superficialidad, ya que detrás de ella tan solo hay más de lo mismo.


Josh Corman (Joseph Gordon-Levitt) es un artista de corazón pero no de oficio. Su carrera como músico no ha funcionado y trabaja como profesor de quinto grado en una escuela pública en el Valle de San Fernando. Su ex prometida, Megan (Juno Temple), lo dejó, y su amigo de la escuela secundaria, Víctor (Arturo Castro), se mudó con él. Él sabe que tiene mucho que agradecer, aunque se encuentra luchando contra la ansiedad, la soledad y la creciente sospecha de que es mala persona.

Apple TV+ estrena este viernes una nueva serie original con el sello de la productora A24 en la que vuelve a arriesgar y mezclar géneros. Un proyecto muy personal y algo egocéntrico del polifacético cineasta Joseph Gordon-Levitt (Proyecto Power) con el cual se plantea qué habría pasado en su vida si no hubiera tenido tanta suerte -o cuando un estadounidense no ve realizado el ansiado 'sueño americano'-. Creada, escrita y dirigida por él mismo, la ficción comparte algún que otro paralelismo con la reciente 'Physical', aunque es más abstracta y con mucho menos cinismo y mala baba. De esta forma, la dramedia nos muestra a un hombre blanco que vive día a día con el recuerdo de sus fracasos y sueños rotos mientras se enfrenta a una abrumadora crisis de identidad.

Imagen Mr. Corman

Josh, cuyo día a día fluctúa entre la decepción, la ansiedad, la inseguridad y los crecientes ataques de pánico que está empezando a sufrir, es de esas personas que prefiere revolcarse en su propia miseria y de paso arrastrar a los demás que de cambiar su vida de manera productiva. Es egoísta, poco empático y todavía menos solidario, aunque mientras escupe sobre sus privilegios tiene la cara de intentar no decir nunca nada indebido, sobre todo si se trata de temas como homosexualidad o racismo. A ver, no siempre es todo tan repugnante en lo que concierne a nuestro protagonista y, de vez en cuando, la serie intenta hacernos entender el porqué de todo, pero estos momentos son breves espejismos que quedan rápidamente opacados por mucho más de lo mismo.

Si a esto le sumamos la repentina aparición del COVID a mitad de temporada y todo lo que eso implica -paranoia, confinamiento...-, la ficción llega a alcanzar niveles realmente claustrofóbicos y asfixiantes. No obstante y como aspectos positivos, Josh y su compañero de piso Víctor -que goza de su propio episodio- comparten una relación con mucho menos toxicidad masculina de lo habitual. Además, un gran reparto rodea al protagonista durante las pocas veces que lo vemos acompañado en los episodios. Por ejemplo, a medida que avanza la serie nos iremos encontrando con Debra Winger (Kajillionaire), Juno Temple (Ted Lasso), Hugo Weaving (Mortal Engines), Jamie Chung (Dangerous Lies) o Lucy Lawless (Ash vs. Evil Dead), pero por desgracia sus apariciones se reducen casi a meros cameos que demuestran el encapsulamiento de Josh en su depresivo mundo.


Imagen Mr. Corman

Hay ocasiones en 'Mr. Corman' en las que Josh se pierde en su propia mente y a veces la serie lo retrata de forma imaginativa, confusa y onírica, mientras que en otras lo hace de manera realista y más solemne -si llegan a funcionar es gran parte gracias al buen trabajo del reparto-. Por ello, no resulta nada extraño pasar de una escena musical a un melodramático plano cámara en mano o a una secuencia a lo 'Scott Pilgrim'. Estos cambios de tono entre un episodio y otro son tan radicales que puede dar la sensación de ser una ficción irregular que no sabe hacia dónde quiere ir. Es verdad, porque la trama no sigue un patrón durante la mayoría de episodios y tampoco parece haber un objetivo específico -la temporada termina drásticamente-. Son tan solo momentos aleatorios de una vida más normal y corriente de lo que a la sociedad estadounidense le gustaría admitir.

De hecho, aparte de esa manía tan hollywodiense de mirar lo 'ordinario' bajo el prisma de lo inusual e incómodo, la diferencia entre los momentos alucinógenos y realistas es tal que en estos últimos la serie carece de argumentos únicos y esclarecedores. Y es que, a pesar de que a algunos pueda parecerle un retrato fascinante, la realidad es que hoy en día no hay nada interesante en volver a explorar las desventuras de otro agrio y miserable hombre blanco que no se siente tan privilegiado, porque propuestas así existen a montones. En cambio, no habría estado nada mal cambiar el punto de vista hacia otros personajes, pues tal y como demuestra el episodio protagonizado por Víctor, seguramente tienen mucho más que añadir, mostrar y opinar al respecto. En definitiva, aunque se nota que Gordon-Levitt lo ha dado todo para abordar la ficción, no ha conseguido que esta destaque más allá de su imaginativa superficialidad, ya que detrás de ella tan solo hay más de lo mismo.

Puntuación: 6/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios