Crítica de 'Ted Lasso' Temporada 2 Episodios 1-6 - Serie Apple TV+

Imagen Ted Lasso Temporada 2


En su esperado regreso, la serie se confirma como una de las mejores y más originales del momento.


En los nuevos episodios, Ted Lasso (Jason Sudeikis) y el AFC Richmond buscarán ascender a la Premier League después de descender al final de la anterior temporada. Por supuesto, el entrenador Lasso lo intentará derrochando todo el optimismo y la amabilidad que lo caracterizan.

Este viernes llega por fin a Apple TV+ la esperada segunda temporada de la serie más exitosa y aclamada que ha estrenado la plataforma hasta el momento. Con más libertad creativa y mayor presupuesto, en los nuevos episodios se expanden las subtramas de todos los personajes, así como los pequeños y mundanos conflictos a los que deben enfrentarse, lo cual provoca que esta vez sea un poco menos Ted Lasso y más Richmond F.C. y el mundo que lo rodea. Y aunque este no es un aspecto precisamente malo, la verdad es que esta nueva entrega de la ficción empieza de una forma algo ramplona y dubitativa, pero un equipo de guionistas inspiradísimo consigue remontar el vuelo con rapidez y logra que cada episodio de los seis ofrecidos a la prensa resulte mejor que el anterior.

Imagen Ted Lasso Temporada 2

Ya asentados -y aceptados- en el club, nuestro trío de entrenadores favorito formado por Ted Lasso (Jason Sudeikis), Beard (Brendan Hunt) y Nate (Nick Mohammed) vuelve con una racha de empates que parece no tener fin y un agradable clima en el vestuario. Todos forman una piña y se entienden a la perfección mientras cuentan chistes y dibujan sonrisas de oreja a oreja. No obstante, tras un hecho fatídico, Ted debe enfrentarse a la novedosa presencia de Sharon (Sarah Niles), una psicóloga nada impresionada con el trabajo del equipo que se resiste a caer ante sus encantos. Pero con ese optimismo como forma de vida y demostrando una vez más una entrañable radicalidad en sus métodos, Ted no se da por vencido y su casi agotadora insistencia siempre logra suavizar el entorno de un modo u otro.

Sin embargo, lo que define al desarrollo de los personajes durante esta primera mitad de temporada son las numerosas crisis de identidad a las que se enfrentan. Por un lado Rebecca (Hannah Waddingham), en su posición de mujer empoderada más insegura de lo que le gustaría, se encuentra en plena búsqueda de su amor definitivo. Por otro, Roy (Brett Goldstein) intenta encontrar su lugar en el mundo a la vez que asienta su relación con una Keeley (Juno Temple) cada vez más importante para el club. Exactamente lo mismo pasa con Jamie (Phil Dunster), que entre una cosa y otra se da cuenta de que su carrera está en peligro, algo que le lleva a iniciar un proceso de redención placentero para el espectador. Nate también tiene su dosis, mientras que otros integrantes de la serie como Higgins (Jeremy Swift) y los futbolistas logran ganar protagonismo gracias a sus propias subtramas.


Imagen Ted Lasso Temporada 2

En estos primeros seis episodios, la segunda temporada de 'Ted Lasso' arriesga más en sus formas ampliando los horizontes de su mundo en cuanto a creatividad y desarrollo de personajes, confirmándose así como una de las mejores y más originales series del momento. Está interpretada con excelencia y también es cálida, emotiva, optimista y reconfortante, pero tampoco renuncia a mostrarse seria y tajante en varias ocasiones. Porque sí, por supuesto que podemos volver a disfrutar de su hilarante mezcla de humor bobalicón y chistes culturales rebuscados de forma inteligente -los cuales no son del gusto de todos-. Sin embargo, si bien en las instalaciones deportivas todo son risas, fiestas y discursos de superación, ahí fuera les espera a nuestros protagonistas la misma realidad que a ti y a mí: esa que es dura, injusta, cruel y muchas veces demasiado solitaria.

Este aspecto se aprecia especialmente durante la temporada gracias a las marcadas relaciones que van surgiendo entre los protagonistas, las cuales se desarrollan en el exterior con más frecuencia que en la primera entrega. Prueba de ello es el maravilloso episodio de Navidad, candidato a entrar en los tops de los mejores de la historia, o todo el empeño que ponen los guionistas para ofrecernos pequeñas grandes historias protagonizadas por personajes que clamaban a gritos gozar de su momento de gloria. Además, la ficción también vuelve a hacer gala de una inmensa inteligencia emocional y de un optimismo tan bien planteado que ni en su punto más álgido llega a resultar tóxico. En definitiva, después de ver los primeros seis episodios, podría parecer una osadía afirmar que la serie mejora con creces a su tanda predecesora. Nada lejos de la realidad, porque lo hace... y de una manera arrolladora.

Puntuación: 8,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios