Crítica de 'Maricón perdido' (2021) Temporada 1 - Serie TNT

Imagen Maricón perdido


Tan cruda como delicada, la ficción es una de las producciones televisivas más relevantes que se han realizado en nuestro país en los últimos años.


Roberto es un chico de pueblo en busca de una identidad propia. Para ello, tendrá que luchar contra la incomprensión de sus padres, su dura integración en una sociedad homófoba, sus primeras aventuras amorosas y sexuales o su llegada a la capital.

Este viernes, por fin se estrena en TNT una de las series españolas más esperadas del año. Y con razón. Basada en su propia vida, la ficción creada por el polifacético Bob Pop llega en el mes perfecto, en la época ideal y en el momento más oportuno. ¿Por qué? Pues no solo porque sea el mes del orgullo ni porque su título sea toda una transgresora y descriptiva declaración de intenciones. También se debe a que cualquier ocasión es la correcta cuando se trata de enfrentarse a una historia que lo tiene todo para divertirnos, hacernos reflexionar y encogernos el corazón a partes iguales. Así, a través de recuerdos algo desordenados pero minuciosamente seleccionados, Bob hace un recorrido por algunos de los momentos más relevantes, entrañables, cómicos y desgarradores de su vida. Una decisión narrativa que se beneficia de una gran dirección de Alejandro Marín y un montaje ejemplar de Alberto Gutiérrez.

Imagen Maricón perdido
 
Pero si de algo se beneficia la serie hasta la extenuación es de un reparto brillante y escogido con elegancia. Gracias a ello, el debutante Gabriel Sánchez es el encargado de dar vida al Bob -Roberto- más joven y lo hace con una delicadeza entrañable. Sánchez consigue reflejar en este Bob 'perdido' toda esa inocencia y confusión derivadas de la búsqueda de su identidad, brillando sobre todo en esas secuencias en las que su imaginación entra en juego. Por su parte, Carlos González (Señoras del (h)AMPA) encarna al protagonista en su etapa de los 20 y 30 años. Su Bob, aunque algo más curtido en la vida, se toma las cosas con mucho más humor mientras continúa su proceso de autodescubrimiento e intenta cumplir su sueño de ser escritor. González realiza un trabajo impecable con el que seguramente obtendrá algún que otro premio. Vamos, sería lo de menos, porque lo que es capaz de inspirar con cada mirada y cada gesto no está al alcance de muchos.

Pero, más allá de ese tono humorístico que en ocasiones aporta el protagonista, el verdadero aspecto hilarante de la ficción reside en el personaje interpretado por una saladísima Candela Peña (Hierro). Su Lucía, la madre de Bob, es un terremoto lleno de egoísmo que hasta consigue provocar simpatía, algo que por supuesto solo Candela es capaz de conseguir con tanta eficiencia. Además, también nos encontramos con excelentes secundarios interpretados por Alba Flores (La casa de papel), Miguel Rellán (Vergüenza) y Ramon Pujol (Fin de siglo), por citar a algunos. Como curiosidad, Bob y Marín deciden no mostrar la cara del padre en ningún momento, porque cuando el odio se manifiesta en formas tangibles lo mejor es invisibilizarlo. Sin embargo, la voz y el mentón de Carlos Bardem (El Cid) son inconfundibles y tampoco es que necesite enseñar la cara para inspirarnos el mismo miedo y asco que a Bob.


Imagen Maricón perdido

'Maricón perdido' es una de las producciones televisivas más relevantes que se han realizado en nuestro país en los últimos años. De forma tan cruda como delicada, la serie muestra la realidad sin renunciar a utilizar todos los recursos propios de la ficción, incluidos algunos momentos oníricos y surrealistas que le aportan una gran personalidad. Además, aquí todo se cuenta sin filtros ni complejos, y tanto el sexo como cualquier otro aspecto explícito o violento cuentan con una una representación efectiva y cuantiosa. Por otro lado, la propuesta también está llena de situaciones simpáticas, emotivas y desgarradoras del pasado, pero Bob realiza en sus libretos una cierta 'desromantización' de la nostalgia: lo que fue bonito fue bonito y lo que fue horrible fue horrible, sin cursilerías ni excesivos alardes melodramáticos. Solo sufrir, recuperarse, reír y seguir hacia delante. Y punto.

Quizá, la primera mitad funciona algo mejor que la segunda, pero hay tantos matices diferentes condensados en cada uno de estos episodios de 30 minutos que resulta muy fácil pasar de la sonrisa al llanto, de la excitación al sonrojo, del repudio a la admiración y de la satisfacción a la impotencia en un abrir y cerrar de ojos. Bob Pop ha creado un acontecimiento nacional que debería resonar en el mundo entero. Porque este un ejercicio de valentía soberbio. Un doloroso y maravilloso ejemplo de autoaceptación en el que Bob refleja todas sus vivencias y virtudes, pero también sus -NO- defectos. Sin maquillaje. Sin azúcar. Sin vergüenza. Ya nos gustaría a todos poder abofetearnos para luego abrazarnos a nosotros mismos de esta manera. Y no penséis mal, pues aquí no hay nada de egocentrismos ni narcisismos. Aquí solamente hay amor por lo que uno es y puede llegar a ser, incluso cuando el camino está lleno de errores propios y obstáculos ajenos. La serie es vida y es orgullo con mayúsculas. Gracias, Bob Pop.

'Maricón perdido' estrena sus tres primeros episodios el 18 de junio a las 22:00h en TNT. Los tres restantes llegarán el día 25 a la misma hora.

Puntuación: 9/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios