Crítica de 'Mañanas de septiembre' (2021) Temporada 1 - Serie Prime Video

Imagen Mañanas de septiembre


Un drama destacable y lleno de cosas que decir.


Cassandra (Liniker) es una mujer trans que después de vivir un auténtico infierno ha conseguido poder ser por fin quien siempre ha querido: una mujer trans, libre e independiente. Sin embargo, su vida da un vuelco cuando un día una vieja amiga, Leide, aparece con un niño de diez años y dice que es su hijo. Con el tiempo, Cassandra se dará cuenta de que no necesita estar sola para ser libre y que dejarse llevar no implica perder todo lo que ha conquistado. La nueva y cariñosa relación que construye con el chico va a convertir a Cassandra en una mujer mucho más completa de lo que podría haber imaginado.

Este viernes, Prime Video estrena su principal apuesta para el mes del Orgullo, una serie brasileña que narra la vida de una mujer transexual de São Paulo que ve cómo todo a su alrededor da un vuelco radical de la noche a la mañana. Pero este no es un retrato normal y corriente de la mujer transexual en Brasil, sino el de una MUJER, simple y llanamente. Una propuesta que huye de todos los temas y estereotipos propios de cualquier proyecto audiovisual LGTBI para naturalizar su existencia en el mundo. Además, la ficción es una representación del día a día de la mayoría de brasileños. Una vida cotidiana de mucho trabajo, otras tantas faenas extra para poder permitirse un hogar más digno y de poco tiempo libre que debe disfrutarse al máximos.

Imagen Mañanas de septiembre

Además de lo mencionado, a lo largo de los episodios vemos reflejados otros aspectos como la falta de oportunidades existente en todos los ámbitos o las dificultades para encontrar un empleo. Y cualquier persona, sobre todo en la actualidad, puede sentirse identificado con cualquiera de estas cuestiones. Cassandra (Lineker), nuestra protagonista, es un ejemplo perfecto de lo anterior, ya que compagina su trabajo nocturno de cantante con las entregas en moto que realiza durante el día. Un esfuerzo necesario para poder vivir de forma digna e independiente. Por si fuera poco, Cassandra no ha superado a su estricta madre y de alguna manera todavía se encuentra bajo su influencia: una voz en off algo psicótica que le recuerda algunas cosillas desagradables de vez en cuando.

A su vez, Cassandra tiene el poder de generar un conflicto constante en el espectador. Por un lado, resulta comprensible su deseo de independencia tras ser perseguida constantemente a lo largo de su vida. Sin embargo, el continuo rechazo hacia su hijo no es plato de buen gusto, algo que dificulta la capacidad de empatizar con ella durante gran parte de la serie. No obstante, nadie es perfecto y la ficción da buena cuenta de ello, optando por naturalizar también los fallos de los personajes en vez de realizar un excesivo drama en torno a estos. Como con Leide (Karine Teles), la madre de Gersinho (Gustavo Coelho), una especie de antiheroína cuyo comportamiento no parece del todo aceptable, pero a la vez es muy fácil de comprender. ¿Quién no haría lo mismo que ella si estuviera en esta situación desesperada?


Imagen Mañanas de septiembre

'Mañanas de septiembre' es una serie llena de cosas que decir. No solo normaliza la existencia de las personas que conforman el colectivo, a los que por norma general se les encasilla en tramas cliché de superación o cuyos personajes se construyen única y exclusivamente alrededor de su etiqueta -y lo que eso parece conllevar-, sino que además realiza críticas mordaces contra la sociedad y el funcionamiento del sistema. Destacan también las interpretaciones, con una Lineker inspiradísima y una Karine Teles elogiable que protagonizan momentos muy destacados y duelos interpretativos de gran nivel. Por su parte, el joven Gustavo Coelho como Gersinho se encuentra entrañable y sobrecogedor, sobre todo cuando su personaje debe hacer frente al rechazo constante de Cassandra y lucha en su interior contra todo tipo de sentimientos.

Como punto negativo, hay algunas cosas en la serie que pasan completamente desapercibidas o no se terminan de explicar, o puede que simplemente sea otra declaración de intenciones de sus guionistas que confirma su deseo de normalizar los errores. Pero este São Paulo decadente lleno de contrastes y retratado mediante una acertada fotografía, unido a estos personajes luchadores y reales, forman una propuesta realmente interesante y mucho más compleja de lo que podría esperarse. Una sorpresa que dota al catálogo de Prime Video de una historia llena de humanidad y autenticidad, y que puede ser la primera piedra de un camino que nos lleve a ver en la plataforma más de estas propuestas dramáticas intimistas y personales.

Puntuación: 7,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios