Crítica de 'Paraíso' (2021) Temporada 1 - Serie Movistar+

Imagen Paraíso


Una decepcionante mezcla de géneros e innumerables referencias que solo destaca por su fotografía y diseño de producción.


Levante, 1992, final del verano en un pueblo de la costa. SandraEva y Malena, de 15 años, desaparecen en una discoteca sin dejar rastro. La policía no parece estar buscando en la dirección correcta, por eso Javi, el hermano pequeño de Sandra, comienza una investigación junto a Quino y Álvaro, sus mejores amigos, y Zeta, el matón de la clase. Juntos descubren que quienes tienen a su hermana no son de este mundo.

Nuevo mes, nueva serie original de Movistar+. Esta vez, nos trasladamos a un pequeño pueblo costero del Levante en una propuesta de género fantástico que llega con la intención de revolucionar la ficción española. Creada por Fernando González Molina (Bienvenidos al Lolita) junto a Ruth García (Perdida) y David Oliva (Sky Rojo), esta es una serie que, pese a quién le pese, no se habría producido en nuestro país si no fuera por el éxito reciente de ficciones como 'Stranger Things' o 'Dark'. A ritmo de Mecano, OBK y sintetizadores, el proyecto realiza un homenaje a nuestros años 90 utilizando la nostalgia como recurso -paseos en bici, Bollycaos, Game Boys, Terminators...- y lo envuelve todo en una atmósfera calcada a la de sus referentes. Con estas bases, la producción nos ofrece un historia tan rebuscada y embarullada que ni al mismísimo Stephen King se le habría ocurrido en sus peores tiempos.

Imagen Paraíso

La serie cuenta con un reparto veterano y conocido que se complementa con una selección de jóvenes intérpretes en su mayoría debutantes. De esta forma, Javi (Pau Gimeno), Álvaro (Cristian López), Quino (Leon Martínez) y Zeta (Héctor Gozalbo) son los principales protagonistas de la historia. Todos forman el típico grupo de chicos muy diferentes entre sí, pero a los que les une el entorno y sus recuerdos. A su lado, Bea (María Romanillos) y Olivia (Patricia Iserte) obtienen un protagonismo mucho menos fundamental de lo esperado. Demasiado, pues funcionan más como comodines para los objetivos de la pandilla que como personajes realmente trascendentales. Ninguno de ellos ofrece una personalidad especialmente carismática y destacable, más allá del descaro de Olivia y un Quino que suelta referencias forzadas a diestro y siniestro, muy en la línea del personaje de Brays Efe en 'Orígenes secretos'.

Lo mismo ocurre con Costa (Macarena García) y Mario (Iñaki Ardanaz), principales baluartes de un desaprovechadísimo elenco adulto. En especial Macarena, a la que siempre es un gusto ver trabajar y cuyo personaje no le permite demostrar su gran habilidad como actriz. También tenemos rondando por ahí a otros actores interesantes como es el caso del internacional Yoon C. Joyce (Gangs of New York), que interpreta a uno de los personajes más misteriosos. En cuanto a los villanos, sobre todo el cabecilla de todo lo que acontece, tienden hacia lo vergonzoso y hay ciertas incongruencias en su construcción. Estos ni son tan poderosos, ni tan inteligentes ni tan terroríficos como son descritos a lo largo de la serie y algunos toman decisiones muy, pero que muy absurdas. Por desgracia, no se puede ahondar demasiado en este tema sin destripar partes fundamentales de la historia que el espectador debe ir descubriendo poco a poco.


Imagen Paraíso

'Paraíso' quiere parecerse demasiado a sus referentes, pero también pretende ser una propuesta original por sí misma... y no lo consigue. Y es que la serie está plagada de clichés y disparatadas conveniencias de guion. Además, su historia no está bien desarrollada y el ingente popurrí de elementos fantásticos y de terror que propone no ayuda a la correcta construcción de su universo. Tampoco son acertadas las interpretaciones, en especial las de un elenco joven que no logra transmitir lo suficiente. Por si fuera poco, el desarrollo de los personajes adultos es prácticamente inexistente, mientras que el papel de los femeninos se antoja ínfimo e insultante para tratarse de una producción actual. Por último, el desenlace es simplemente un auténtico desastre, una absurda recompensa a siete largos capítulos que enredan y enredan la trama para terminar de la manera más abrupta, inconcebible y ordinaria posible.

Al final, no queda otra cosa que una desilusionante mezcla de géneros e innumerables referencias cuya mayor virtud reside en la fotografía -estudiada al dedillo de sus referentes- y un diseño de producción que sí resulta sobresaliente. «Ya no tenemos nada que envidiar a los americanos. Van a empezar a decir que esto es una españolada porque estamos a un nivel en el que ya les estamos dando veinte vueltas». Esta afirmación resonó durante la presentación de la serie y se me quedó marcada a fuego. Un comentario que describe a la perfección el complejo de inferioridad al que todavía está sometido nuestra industria audiovisual. Sin embargo, esta no es la serie idónea para presumir de absolutamente nada, porque en esta ocasión llegamos demasiado tarde y con resultados decepcionantes. Para vanagloriarnos de buena televisión española ya tenemos 'Antidisturbios', 'Patria' o 'Veneno'. Estas sí que no las hace cualquiera.

'Paraíso' se estrena el 4 de junio en Movistar+.  

Puntuación: 5/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios