Crítica de 'Oslo' (2021) - Película HBO

Imagen Oslo


Una película oportuna, didáctica y muy acertada que narra los eventos de la manera más objetiva y respetuosa posible.


1993. El conflicto armado entre Israel y Palestina es más sangriento que nunca y parece no tener fin. Sin embargo, en lo que respecta al matrimonio formado por la ministra Mona Juul (Ruth Wilson) y el sociólogo Terje Rød-Larsen (Andrew Scott) todavía queda una esperanza para encontrar una solución. Juntos, la pareja arriesgará sus vidas y sus carreras para lograr reunir a representantes de ambos estados con el objetivo de que al fin se imponga la paz.

La ópera prima del director de teatro Bartlett Sher, cuyo estreno se antoja extremadamente oportuno en estas fechas, está basada en la aclamada obra teatral homónima de J.T. Rogers, que además se encarga del guion de la cinta. Así, esta nueva película de HBO aborda la historia real de las durísimas negociaciones entre representantes de Israel y Palestina que condujeron a los Acuerdos de Paz de Oslo de 1993. Aunque parezca increíble, todo se gestó en una mansión a las afueras de Oslo (Noruega) bajo el más estricto secreto gracias a un comprometido grupo de israelíes, palestinos y una pareja noruega que lo apostó todo. «Jamás he conocido cara a cara a un israelí», dice uno de los personajes durante los primeros minutos del filme. Una frase que dice todo acerca de un conflicto que solo los implicados tienen la capacidad de solucionar.

Imagen Oslo

La siempre infravalorada Ruth Wilson (La materia oscura) y un simpático Andrew Scott (1917) interpretan a los gestores de este gran y efímero logro. Mona y Terje son unos protagonistas más pasivos de lo normal debido a su decisión de interferir lo menos posible a lo largo del proceso. Por ello, durante la mayoría del metraje, ambos funcionan como meros espectadores que en ocasiones sirven como ancla para impedir que todo se vaya al garete. Wilson aporta la tranquilidad y el sentido común, mientras que Scott no puede evitar ser una presencia temeraria y casi cómica en muchos momentos. Ambos son testigos de las apasionantes interacciones entre los dos bandos formados por Ahmed Qurie (Salim Dau), Hassan Asfour (Waleed Zuaiter), Yair Hirschfeld (Doval'e Glickman) y Ron Pundak (Rotem Keinan), a los que poco a poco se van uniendo representantes de mayor poder.

De esta forma, 'Oslo' aprovecha las emocionantes dinámicas entre sus personajes, su notable reparto y una sorprendente dirección de Brett para ofrecernos una película didáctica y muy acertada. La cinta conserva toda la esencia teatral de su material original y cuenta con una fotografía que quizá abusa en exceso del azul y el amarillo. Pese a tratar un tema tan serio, el filme no renuncia al humor, algo que lo hace resultar simpático cuando puede permitirse serlo. Pero también hace gala de una conmovedora rotundidad en sus pasajes más desoladores. Sin embargo, esto provoca a su vez que el guion caiga en una romantización de los hechos difícil de evitar. Y, aunque no deja de ser una visión puramente occidental del conflicto -con todos los matices perdidos que ello conlleva-, la propuesta consigue narrar los eventos de la manera más objetiva y respetuosa posible.

Puntuación: 7/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios