Advertisement

Estreno del documental 'Chernóbil: 35 años después' en Movistar+. Incluye adelanto

Imagen Chernóbil: 35 años después

Movistar+ ha anunciado que este martes 22 de abril a las 22:00 estrenará en #0 y bajo demanda el documental 'Chernóbil: 35 años después', una inquietante visita a 'la Zona', el lugar más radiactivo del planeta a causa del terrible accidente nuclear de 1986.

El reportero Ben Fogle explora la ciudad fantasma de Pripiat, una localidad abandonada y de acceso restringido que se ha convertido en una metrópoli de peregrinaje para cientos de temerarios que cada año se saltan las restricciones en busca de emociones fuertes y selfies impactantes. Allí, visita la antigua escuela, acompañado de uno de sus antiguos alumnos que contaba con tan solo 9 años en el momento del accidente, y las ruinas del Hospital 126 en el que fueron atendidas las primeras víctimas. En su viaje, también entrevista a un policía que estaba de guardia la noche del 26 de abril de 1986. Con el objetivo de garantizar su seguridad, Ben Fogle dispondrá de un medidor que controla su exposición a la reactividad, el enemigo invisible.


Imagen Chernóbil: 35 años después

Además, con un permiso especial, Ben Fogle se adentra en la misma central nuclear de Chernóbil donde accede a la sala de control número cuatro, lugar donde se fraguó el desastre, siendo uno de los pocos extranjeros que han podido acceder al sarcófago original que envuelve el reactor accidentado. Por razones de seguridad radiológica la visita solo puede durar cinco minutos. También se une a la policía local en una redada en busca de 'stalkers', jóvenes que entran ilegalmente en la zona en busca de emociones, y conoce también a una mujer que decidió regresar a su tierra natal a pesar de la prohibición del gobierno y los peligros de la radiación.

Pero, más allá del desastre, el nuevo documental ofrece otra visión. Por un lado, Chernóbil se ha convertido en un santuario donde la naturaleza y la vida salvaje han retomado sus dominios; por el otro, el enorme arco de acero que recubre el reactor número cuatro se ha convertido en un símbolo de la cooperación internacional. Veintiséis países han financiado los 1.500 millones de euros que ha costado su construcción. Y es que, en medio de las ruinas, en el lugar más radiactivo de la Tierra también hay sitio para la esperanza.

No te pierdas un pequeño adelanto a continuación:


Cartel Chernóbil: 35 años después

Recuerda que puedes seguirnos en FacebookTwitter o Instagram.