Crítica de 'De amor y monstruos' (2021) - Película Netflix

Imagen De amor y monstruos


Una aventura postapocalíptica divertida, creativa y con cierto encanto.


Siete años después del apocalipsis de los monstruos, la humanidad vive bajo tierra. Cuando Joel Dawson (Dylan O’Brien) conecta por radio con Aimee (Jessica Henwick), su novia del instituto que vive en la costa, el amor vuelve a surgir. Entonces, Joel decide recorrer los 130 km plagados de peligros que lo separan del amor de su vida

Comprada por Netflix para su distribución en varios países, este mes llega una nueva película de monstruos dirigida por Michael Matthews y escrita por el tándem Brian Duffield (Espontánea) y Matthew Robinson (Dora y la ciudad perdida). Una cinta postapocalíptica con un tono muy 'feel good' que recuerda a propuestas como 'Bienvenidos a Zombieland', pero cambiando lo gamberro por un humor más juvenil y un discurso humano e inspirador. En este mundo de animales e insectos gigantes, la humanidad ha quedado relegada a la vida bajo tierra por miedo a ser devorados y otras cosas mucho peores. Por ello, los supervivientes se apelotonan en búnkeres y sobreviven -y se aparean- como pueden. Así es como conocemos a Joel y a sus enamorados 'compañeros de piso'.

Imagen De amor y monstruos

Con una voz en off constante, Dylan O'Brien (Bumblebee) narra y protagoniza la película con cierta gracia y encanto gracias a un Joel que le viene como anillo al dedo. El objetivo de su personaje es encontrarse con una Jessica Henwick (On the Rocks) que empieza a merecer algo más como actriz, pero que de una forma u otra siempre acaba relegada a papeles un tanto pequeños. Acompañado de su compañero perro Boy, este joven torpe y miedoso se embarca en un viaje que, maquillado de cruzada romántica, en realidad se trata de una pequeña gran odisea de autosuperación continua. Menos mal que en su camino se encuentra con los dos mejores aliados posibles: los curtidos personajes de Michael Rooker (Fantasy Island) y la estupenda Ariana Greenblatt (El magnífico Iván), expertos en la materia.

Cuando una película cuenta con un tono tan ligero y ágil, sus pausas tienden a ser mucho más pronunciadas, y 'De amor y monstruos' adolece de varios de estos momentos. No obstante, es una cinta que por lo general resulta encantadora, divertida y creativa. Sin duda, toda una extraña proeza hoy en día. Se le pueden achacar otros problemas como su poco inspirado tercer acto y un trío de villanos humanos tan estúpidos como innecesarios, pero no son factores que empañen demasiado el resultado. Además, sus efectos especiales no desentonan y se entremezclan con unos efectos prácticos muy eficientes. Al final, el conjunto en sus formas nos hace sentir cierta nostalgia por el cine de aventuras juvenil, de ese con el que muchos hemos crecido. Desconecta y disfrútala sin complejos.

Puntuación: 7/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.