Crítica de 'Sky Rojo' (2021) Temporada 1 Episodios 1-4 - Serie Netflix

Imagen Sky Rojo


Un producto lleno de influencias mal ejecutadas y clichés de altas pretensiones.


Coral (Verónica Sánchez), Wendy (Lali Espósito) y Gina (Yany Prado) emprenden una huida en busca de su libertad mientras son perseguidas por Romeo (Asier Etxeandia), su proxeneta, Moisés (Miguel Ángel Silvestre) y Christian (Enric Auquer), los secuaces de este en el Club Las Novias. Juntas, inician un viaje sin rumbo en el que tienen que enfrentarse a todo tipo de peligros mientras viven cada segundo como si fuera el último, todo con el objetivo de lograr una oportunidad para recuperar sus vidas.

Los creadores Álex Pina y Esther Martínez Lobato (La casa de papel), vuelven a la carga con un 'thriller' de tintes pulp y elementos de serie b que narra la huida de tres 'mujeres de la noche' a través de los paisajes tinerfeños. Rodada y ambientada en Tenerife, lo primero que impacta tras ver los cuatro primeros episodios es la ausencia de personajes -y por ende intérpretes- canarios. No solo me refiero a protagonistas pues, excepto uno o dos, el resto de secundarios tampoco son isleños. Extraño, porque parece ser que las prostitutas canarias no sufren, o que no existen empresarios canarios de éxito que puedan ser dueños de un burdel o un hotel. ¡Ni siquiera celadores! Y todo esto ocurre mientras las islas se encuentran llenas de producciones extranjeras y peninsulares. Sin embargo, el Gobierno de Canarias niega las subvenciones día sí y día también a muchos talentos audiovisuales de las islas... de locos.

Imagen Sky Rojo

En fin, política e injusticias aparte, centrémonos en la serie como el producto de entretenimiento que es. Apoyado en un guion lleno de situaciones realmente absurdas y unos diálogos que parecen sacados del filme de 'exploitation' más cutre del videoclub, la ficción nos presenta a un grupo de personajes que oscilan entre lo extravagante y lo tópico. Por su parte, Coral (Verónica Sanchez) es nuestra protagonista más inmediata, una ex bióloga y ex ama de casa que ha huido de algo que pretende ser un enigma. Mediante una efectista voz en off, la ahora prostituta nos habla sobre su vida actual, el local de trabajo y sus compañeras Wendy (Lali Espósito) y Gina (Yani Prado). De entre las tres, quizás la más interesante sea la Gina de la argentina y desconocida -al menos en España- Lali Espósito

Por otro lado, los proxenetas Moisés (Miguel Ángel Silvestre) y Christian (Einric Auquer) son como los hermanos Gecko de marca blanca. Comparten la misma dinámica que estos e incluso, dentro de su psicopatía común, uno de ellos está un poco peor de la cabeza que el otro. Sin embargo, ni son tan carismáticos ni tan inteligentes, y solo actúan como sendos perritos falderos de un Romeo (Asier Etxeandia) al que parecen adorar como a un dios. En lo que respecta al personaje de Etxeandia, nos encontramos ante el individuo más retorcido y mejor interpretado de la serie. No obstante, cabe remarcar que todas las interpretaciones penden de un hilo muy pero que muy fino, pese a que algunas decisiones de casting resulten más acertadas que otras.


Imagen Sky Rojo

En estos cuatro primeros episodios, 'Sky Rojo' da buena cuenta de sus excesivas intenciones y sus muchas incongruencias. Con toneladas de colorido, frases de dudosa transgresión y un desorbitado uso de música estridente, la serie se mueve a través de un montaje que más que furioso resulta epiléptico. Además, ni siquiera cumple lo que promete, pues ni es tan frenética ni cada episodio es 'un tercer acto constante', al contrario. La ficción es tan solo un producto lleno de influencias mal ejecutadas y clichés de altas pretensiones, cuyos bajones de ritmo son tan radicales como sus momentos de acción. Un equilibro que depende también de la conexión del espectador con los personajes, así como de su interés por el desenlace de su incierto futuro.

Por si fuera poco, su supuesta denuncia trascendental se encuentra tan opacada por su estrafalario manto de sangre y neones que uno llega a preguntarse si esta es una especie de broma macabra. En definitiva, si en España entendemos como formato innovador el copiar las formas de un Robert Rodríguez en horas bajas, junto a las de un Quentin Tarantino carente de toda relevancia, entonces estamos ante nada más y nada menos que una verdadera tomadura de pelo. No obstante, y con toda probabilidad, la serie se convertirá en el nuevo fenómeno de masas de la plataforma gracias a las enormes legiones de fans que se encuentran detrás de algunos de los miembros del reparto. Por su calidad... ya es algo más discutible.

Puntuación: 4,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. A mi me ha parecido muy llamativo beba de Tarantino, los hermanos Gecko y Kill Bill esta bien son culto dentro de las road movie sangrientas.Christian es un personaje bordado hace de colgado mejor que Tarantino,y Asier gran papel en Romeo.La serie tiene sobresosaltos y un guion coherente, ademas de comicidad dentro de lo salvaje que es

    ResponderEliminar

¡Envíanos tu comentario!