Crítica de 'Malcolm & Marie' (2021) - Película Netflix

Imagen Malcolm & Marie


Esta agotadora y claustrofóbica lucha de egos resulta tan exigente como vacía.


Un cineasta (Washington) y su novia (Zendaya) vuelven a casa tras asistir a la fiesta de un estreno de cine que él cree que será un gran éxito de crítica y público. Pero entonces afloran ciertas revelaciones sobre su relación que ponen a prueba la solidez de su amor, y de pronto la noche cambia por completo.

Escrita y dirigida por Sam Levinson (Nación salvaje), llega a Netflix una de las primeras películas rodadas durante el confinamiento del pasado año. En ella, asistimos al clímax de una relación aparentemente tóxica entre una actriz y un cineasta de reciente éxito. Una montaña rusa de emociones en la cual, la exquisita fotografía en blanco y negro de Marcell Rév (Jupiter's Moon) se funde con unos kilométricos monólogos llenos de amor, veneno, reflexiones personales y críticas hacia la industria de Hollywood. El metraje al completo está protagonizando por tan solo dos personajes, que entre discusión y discusión, encuentran un momento de calma y consiguen disfrutar el uno del otro por un fugaz instante. Sin embargo, basta con una frase sincera o una canción deliberada para que las llamas vuelvan a arder con voracidad en esta encarnizada lucha de egos. 

Imagen Malcolm & Marie

Zendaya (Spider-Man: Lejos de casa) interpreta a Marie, una actriz decepcionada con su novio por sus pocas muestras de agradecimiento, a pesar de ser clave en el proceso artístico. La californiana está espectacular interpretando el mejor papel de su carrera. Cada mirada, expresión y frase están calculadas con una sorprendente naturalidad y madurez. Por su parte, David John Washington (Tenet) se mete en la piel de un extasiado Malcolm, cuyas pataletas idealistas hacia los críticos no le permiten disfrutar de su repentino éxito. Washington nos deja una interpretación chirriante y desesperante. Tanto es así, que su personaje llega a acariciar los límites de la paciencia del espectador. Desde los gritos hasta sus gesticulaciones, casi todo en él resulta un pelín sobreactuado.

'Malcolm & Marie' es una película agotadora e incluso claustrofóbica en ocasiones. También es tan exigente como vacía. Después de tantos monólogos reflexionando sobre la industria cinematográfica, la crítica, el proceso de crear y las intenciones de los cineastas, la sensación que deja es la de ser un amalgama de quejas por parte de Levinson, algo así como una forma de desahogo personal y egocéntrica en medio de una frustrante pandemia. Pero al final, da igual si el filme intenta contarnos algo o simplemente el director quiere emocionarnos sin ambicionar ningún tipo de transcendencia. Como bien dice el personaje de Washington: «¿Quién puede saberlo? Es el misterio del arte, de las películas, de todo lo que impulsa a alguien a hacer o decir algo». En este caso, el impulso ha sido frenado por la monotonía y el cansancio.

Puntuación: 6/10

Ver ya en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios