Crítica de 'American Gods' Temporada 3 Episodios 1-4 - Serie Prime Video

Imagen American Gods Temporada 3


Los nuevos episodios renuevan casi al completo a una serie que, pese a sus atractivos ingredientes, todavía lucha por encontrar su identidad.


Sombra Moon (Ricky Whittle), un hombre al servicio del misterioso Sr. Miércoles (Ian McShane), no solo descubre que su carismático pero poco fiable jefe es en realidad el emblemático dios nórdico Odín, sino que también es…el padre de Sombra. En esta tercera temporada, Sombra rechaza este aparente destino y se instala en la idílica y nevada ciudad de Lakeside en Wisconsin para emprender su propio camino, guiado por los dioses de sus antepasados negros, los Orishas. Sin embargo, pronto descubrirá que las aguas tranquilas de esta ciudad son profundas, oscuras y sangrientas, y que no puedes rechazar ser un dios de forma tan sencilla. La única elección, y una que tendrá que hacer, es elegir qué tipo de dios va a ser.

Mientras la desastrosa segunda temporada nos prometía una épica escaramuza que nunca llegó, detrás de las cámaras se libraba una sanguinaria guerra que terminó con Charles H. Eegle como su tercer showrunner, además de algún que otro actor despedido. En esta nueva entrega, la ficción basada en la exitosa novela de Neil Gaiman busca reinventarse sin renunciar a alcanzar el nivel de sus inicios. La serie continúa haciendo gala de su patriotismo, homenajeando a las bondades, males y belleza de los parajes estadounidenses. Tampoco es casualidad que, la batalla de los dioses, se sienta como un símil del constante conflicto entre los ciudadanos de Estados Unidos, un país social y políticamente fracturado desde hace ya unas cuantas décadas. 

Imagen American Gods Temporada 3
 
En esta tercera temporada, Sombra busca la normalidad en su vida y, para conseguirla, viaja hasta el mencionado pueblo de Lakeside. El personaje de Ricky Whittle parece una persona totalmente distinta. Se le nota aliviado, sin presiones y con la -falsa- libertad de poder ser él mismo. Por su parte, el Sr. Miércoles (Ian McShane) continúa empeñado en buscar dioses para su ejército junto a su nueva mano derecha Cordelia (Ashley Reyes), no sin antes hacer uso de sus tejemanejes con el objetivo de recibir el perdón de Sombra. La que cuenta con la subtrama más llamativa es Laura (Emily Browning), que se ve arrastrada hacia un lugar muy lejano en donde debe perdonarse a sí misma. Chico Tecnológico (Bruce Langley) y Bilquis (Yetide Badaki) también han visto ampliada su presencia y sus historias dan pie a algunas alianzas inesperadas

Además, los nuevos episodios nos traen una encarnación femenina del Sr. Mundo interpretada con verdadera malicia por Dominique Jackson. Sin embargo, varios personajes recurrentes de anteriores temporadas como el Sr. Nancy han desaparecido de la narrativa por completo, mientras otros como Salim, Sweeney el Loco o Comunicación solamente son mencionados o cuentan con una breve aparición. A cambio, la ficción nos ofrece nuevas incorporaciones y unos cuantos cameos curiosos. Entre algunos de ellos encontramos a Ann-Marie (Julia Sweeney), una agradable señora y mejor vecina que ayuda a Sombra desde su llegada a Lakeside. O a Marguerite (Lela Lorren), que no le da una bienvenida tan calurosa. En cuanto a dioses inéditos no comentaré nada, pues uno de los mejores placeres de la serie es el hecho de conocerlos y descubrirlos.


Imagen American Gods Temporada 3

Sombra responde en una de las escenas: «Se acabaron los acertijos y el hablar en círculos. Si quieres perdón, yo quiero respuestas». Una cristalina declaración de intenciones por parte del nuevo showrunner que plantea así un inicio de temporada menos sofisticado y contemplativo, en favor de una propuesta más accesible y directa en su ejecución. 'American Gods' continúa exhibiendo cierto gusto por las imágenes abstractas e impactantes que destacan gracias a sus altos niveles de producción, aunque sus trucos visuales no derrochan tanta inspiración. No obstante, en cada escena se respiran unos vientos de cambio que afectan a la mayoría de sus formas. Incluso hay momentos en los que uno llega a plantearse si no se ha equivocado de serie.

Pero, aunque es entretenida, la primera parte de esta nueva temporada no lo deja fácil a la hora de realizar una previsión acertada del futuro de la ficción. Podría suponer la división total de los fans y aun así ser un éxito... o quizá su muerte definitiva. Y es que una serie que todavía busca su identidad después de tres años de emisión, ya habría sido cancelada hace tiempo. Sin embargo, sus atractivos ingredientes y un material original tan explotable como lo es la novela de Gaiman, bien merecen una tercera oportunidad. Por desgracia, la historia tampoco avanza demasiado en estos cuatro episodios, y la sombra que proyecta su promesa de grandes eventos futuros recuerda peligrosamente a la anterior entrega. Espero, por todos los dioses, que por fin hayan aprendido algo.

Puntuación: 7/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios