Crítica de 'La excavación' (2021) - Película Netflix

Imagen La excavación


Una primera mitad maravillosa, íntima y poética se ve lastrada por una segunda parte mucho menos interesante y superflua.


Mientras la sombra de la Segunda Guerra Mundial asoma por el horizonte, una viuda adinerada (Carey Mulligan) contrata a un arqueólogo aficionado (Ralph Fiennes) para que excave los túmulos de su propiedad. Después de hacer un descubrimiento histórico, los ecos del pasado de Gran Bretaña resuenan ante la inminencia de un futuro incierto para la nación

Hay cierto tipo de cine del cual Hollywood huye cada vez más, relegándolo a la primera plataforma que se interese primero. Seria, íntima y poética, esta película dirigida por Simon Stone (The Daughter) y con guion de Moira Buffini (El último virrey de la India) es uno de estos ejemplos. Basada en la novela de John Preston, que a su vez se inspira en hechos reales, la cinta narra las crónicas del descubrimiento de objetos anglosajones en Sutton Hoo, a mediados de 1939. Un retrato minucioso de la auténtica arqueología, de ese encanto que emanan la pala y la brocha, no de la adrenalina plástica provocada por el látigo y la pistola. En el filme, el director nos hace partícipes de todo el proceso de una excavación arqueológica, no solo de la ilusión por los nuevos hallazgos, sino también de los conflictos que pueden suceder alrededor de la misma.

Imagen La excavación

Así, con la excavación como eje central de los eventos que transcurren en la cinta, nuestros protagonistas desentierran un pedacito de historia mientras el mundo a su alrededor comienza a sepultarse bajo la sangre y la muerte de una guerra mundial. Ralph Fiennes (Secretos de estado) interpreta al excavador Basil Brown, que en esos momentos trabajaba bajo las órdenes de Edith Pretty, famosa terrateniente británica interpretada por Carey Mulligan (Una joven prometedora). Además de compartir una química envidiable, es un deleite ver como ambos se transforman por completo y nos ofrecen una clase ejemplar de interpretación. La otra cara de la moneda la encontramos en los personajes de Lily James (Rebeca) y Johnny Flynn (Emma), figuras de una extraña subtrama de romance que provoca una absoluta indiferencia.

'La excavación' funciona como una intimista película dividida en dos mitades. La primera es hermosa y cautivadora. Cuenta con agradables diálogos y un apartado visual que recuerda a las formas de cualquier trabajo reciente de Terrence Malick. La segunda es mucho menos interesante y se excede con una cantidad de metraje innecesario. Irónico, pues la virtud de esa falta de romance entre Basil y Edith, en favor de una relación estrictamente laboral e intelectual, acaba enterrada bajo una superflua trama secundaria de coqueteo juvenil. Singular decisión que desaprovecha la oportunidad de profundizar en ellos, los personajes realmente importantes de esta historia. Una lástima que el resto del filme no sea tan redondo como nos prometían los maravillosos primeros 50 minutos. Al menos, estos sí valen la pena. 

'La excavación' se estrena el 29 de enero en Netflix.

Puntuación: 7/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios