Crítica de '3 caminos' (2021) - Miniserie Prime Video

Imagen 3 caminos


Una serie llena de corazón y buenas intenciones que, a pesar de sus fallos, sabe emocionar y generar sonrisas.


Cinco amigos de cinco nacionalidades distintas se reencuentran en tres momentos puntuales de sus vidas. El paso del tiempo va desmontando sus sueños, tejiendo y destejiendo parejas y amistades y transformando la personalidad de los cinco. 2000, 2006 y 2021, tres caminos, tres etapas de la vida, muchos problemas, tensiones y conflictos del mundo ordinario que tienen lugar en el tablero espiritual y material de El Camino de Santiago.

Este año, el 25 de julio será domingo, lo que significa que nos encontramos en pleno Xacobeo, una de las celebraciones más esperadas por el catolicismo y cuya sede principal se encuentra en la ciudad de Santiago de Compostela. Esta vez, la fiesta se prolongará por primera vez en la historia durante dos años debido a una pandemia que parece no tener fin. Como añadido a esta longeva celebración, y con la total bendición de la Xunta de Galicia, llega a Prime Video una nueva serie que tiene como objetivo dar a conocer en todo el mundo cada una de las maravillas y valores de la ruta de peregrinaje más importante del planeta: El Camino de Santiago. Creada por Alberto Macías, Carlos Molinero y Juan Ramón Ruiz de Somavía, bajo la dirección de Norberto López Amado, Iñaki MerceroFrancis Meletzky, la ficción nos introduce de lleno en los maravillosos senderos del Camino para acercar la experiencia a nuestras casas y, de paso, emocionarnos en el curso de este largo viaje.

Imagen 3 caminos

No es ninguna casualidad que la serie esté protagonizada por un reparto internacional, pues la diversidad es una parte fundamental del Camino y de la vida. Porque ni la amistad, ni el amor, ni el dolor entienden de géneros, orientaciones sexuales, fronteras, etnias o idiomas. Así, se nos presenta a un grupo de jóvenes llenos de sus propios problemas, deseos y sueños y que, por un motivo u otro, han decidido adentrarse en este hermoso sendero de autodescubrimiento para rehabilitar la mente o cicatrizar el corazón. Uno de los aspectos más atractivos de la ficción lo encontramos en su variedad de lenguajes. Alternando entre español, inglés, alemán, italiano o coreano, el hecho de conservar los mismos y optar por la vía subtitulada le aporta a la propuesta un nivel más de realismo. Doblarla fastidiaría gran parte de la experiencia, pero parece ser que este no será el caso.

Nuestro grupo de protagonistas está formado por Raquel (Verónica Echegui), una camarera española que sueña con ser cantante; Roberto (Álex González), un bombero mexicano que necesita ser perdonado; Luca (Andrea Bosca), un italiano que adolece de serios problemas con la bebida; Yoon Soo (Alberto Jo Lee), un músico profesional que busca descanso; y Jana (Anna Schimrigk), una alemana activista cuyas razones son mucho más personales. La actriz mexicana Cecilia Suárez también tiene su hueco como Ursula, pero comentar algo sobre su papel sería imposible sin desgranar algunas partes muy importantes de la trama. Todos los miembros del reparto realizan un trabajo maravilloso durante las diferentes décadas, evolucionando con naturalidad junto a sus personajes y dotándolos de una emotiva sinceridad. Se hace muy difícil destacar a alguien en concreto, aunque es probable que Álex González y Andrea Bosca sean las mayores sorpresas.

Imagen 3 caminos

Llena de corazón y buenas intenciones, '3 caminos' es una miniserie de 8 episodios que sabe emocionar y generar sonrisas. Su reparto internacional comparte una química cautivadora y puede apreciarse como se identifican por completo con unos personajes tan dispares entre sí y que, aunque no exentos de algunos clichés, cuentan con tantas capas interesantes. Para sacar el máximo partido de ellos, la ficción puebla cada rincón y albergue del sendero con una serie de conflictos muy cercanos a cualquier espectador, invitándolo así a desarrollar una conexión con los protagonistas. Además, la fotografía aprovecha toda la espectacularidad de los paisajes del norte de España y es acompañada de una acertada banda sonora. Gracias a esto, el proyecto cumple con éxito su objetivo de acercar a nuestras pantallas la experiencia del Camino de Santiago en su totalidad.

Evidentemente, la ficción utiliza todos los medios y trucos comunes del melodrama. Incluso muchas veces se tropieza con su propia fórmula y se vuelve algo repetitiva por momentos, sobre todo en los últimos episodios. Además, en el tramo final la narrativa comete el error de sobreexplotar el recurso de la pérdida. No obstante, a pesar de sus fallos, es una propuesta cálida y agradable que tiene cierto efecto nostálgico. Es inevitable que la serie nos lleve a realizar una retrospectiva de nuestra propia evolución como personas, recordándonos todo lo que hemos dejado atrás o aún tenemos la suerte de seguir conservando. Asimismo, también puede llegar a ser una experiencia rehabilitadora y reconfortante. Al fin y al cabo, esto es un canto de amor a la vida, al hecho de ser humanos y por supuesto, al Camino de Santiago. A los que ha unido El Camino, que nada los separe nunca.

Puntuación: 7,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.