Crítica de 'Los favoritos de Midas' (2020) - Miniserie Netflix

Imagen Los favoritos de Midas


Luis Tosar no es suficiente para sostener una miniserie lastrada por la reiteración de su discurso y un guion perezoso. 


Víctor Genovés (Luis Tosar), un influyente empresario, sufre un extraño chantaje: si no accede a pagar una elevada suma de dinero, los autodenominados Favoritos de Midas matarán a una persona al azar en un lugar y fecha señalados y añadirán una nueva víctima periódicamente hasta conseguir su objetivo. ¿Cuántas muertes será Víctor capaz de cargar sobre sus hombros?

Inspirada en el relato corto homónimo de Jack London, la miniserie creada por Mateo Gil (Proyecto Lázaro, Las leyes de la termodinámica) y escrita junto a Miguel Barros (Gigantes, Libertad) llega a Netflix con la intención de aportar su granito de arena al creciente catálogo de producciones españolas originales de la plataforma. Gil traza paralelismos la obra original y traslada sus acontecimientos a una Madrid distópica, en la que tienen lugar numerosas manifestaciones y disturbios a raíz del crecimiento paulatino del malestar social por la situación del país.

Imagen Los favoritos de Midas

Este escenario no nos es desconocido, sobre todo si escrutamos estas últimas décadas llenas de crisis económicas, laborales y pandémicas, además de las cantidades ingentes de corrupción desveladas. Pero, la serie también pretende realizar una critica hacia la clase alta, el Estado y todas sus ramificaciones. Desde sus intereses económicos basados en la guerra hasta la incompetencia del sistema a la hora de manejar los hilos para resolver un caso que podría arruinar su reputación, todavía más si cabe. En medio de todo este embrollo es donde nos encontramos a nuestro protagonista.

Un Luis Tosar (Intemperie, Adú) que, a pesar de interpretar uno de sus papeles más apáticos -y eso que su personaje se encuentra al límite-, resulta la mejor aportación de la serie. Su Víctor Genovés, aparte del conocido chantaje, se ve inmiscuido en uno de los romances más forzados y repentinos que recuerdo con el personaje interpretado por Marta Belmonte (Servir y proteger, Puenting). Un idilio que nos deja un sinfín de escenas de sexo reiterativas e innecesarias que no aportan nada y solo entorpecen el avance de la trama, que ya de por sí se cocina a fuego bastante lento. Por otro lado, Willy Toledo (Black is Beltza, El rey) está correcto y su subtrama de investigación es interesante


Imagen Los favoritos de Midas

No solo me ha resultado complicado el creer la trama de 'Los favoritos de Midas', sino que además, sus personajes tampoco cuentan con el suficiente desarrollo ni generan tanto interés como para poder sentirse identificado con alguno de ellos. Parece que en vez de avanzar con la historia hacia una dirección coherente, la ficción opta por la vía de lo confuso, pero de una forma innecesaria y completamente oportunista. Y si hablamos de su -perdóname, Hitchcock- radicalinverosímil y precipitado final...

Así mismo, da la sensación de que la serie está más pendiente de saturar las secuencias con su discurso ideológico y político que de entretener al espectador. Esta continua reiteración de su mensaje, unido a un guion perezoso y unos diálogos planos, consiguen que la ficción resulte lenta y repetitiva, solo apta para paciencias de hierro. Funcionaría mejor si la trama se hubiera condensado en cuatro capítulos y no en seis. Aún así, la recompensa final no lo merece en absoluto, una pena. Aunque como siempre, para gustos, los colores.

'Los favoritos de Midas' se estrena el 13 de noviembre en Netflix.

Puntuación: 5/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios