Advertisement

Crítica de 'El Cid' (2020) Temporada 1 - Serie Prime Video

Imagen El Cid


Una producción llena de altibajos que no termina de encontrar su tono.


La historia de Rodrigo Díaz de Vivar, también conocido como 'el Cid campeador', vuelve a ser adaptada en la nueva serie original de Amazon. La ficción creada por Luis Arranz y José Velasco cuenta con cinco episodios en esta corta temporada. En ella, asistimos al viaje de Ruy desde niño hasta los acontecimientos posteriores a su primera gran gesta durante la batalla de Graus. Si bien no tantas como la desigual adaptación cinematográfica de los 60, la serie se toma sus propias licencias históricas. Aunque, hay que aclarar que una cosa es la leyenda del Cid y otra muy diferente es la figura histórica real.

Dicho esto, la producción toma recortes de una y otra, todo ello con la intención de avivar las tramas características de cualquier familia monárquica: ambición, envidia, odio, traición y todo tipo de intrigas palaciegas. Sobre todo si hablamos de una época donde el poder y la clase eran más importantes que cualquier otra virtud -aunque tampoco es que hayamos cambiado demasiado-, en un mundo fabricado por la religión para el beneficio de los hombres. Las mujeres ni siquiera podían hacer uso de la autoridad que les correspondía por derecho. Además, la península ibérica se encontraba dividida entre reinos cristianos y taifas musulmanas en constante batalla por mantener sus fronteras intactas y las del enemigo bien diezmadas.

Imagen El Cid

Y entre todo ese caos de sangre, tierra e injusticias surgió la figura de Rodrigo Díaz, nacido en Vivar, que desde pequeño tuvo que marcharse a servir como paje en la corte del rey Fernando I de León para honrar la memoria de su padre. Jaime Lorente (La casa de papel, Élite) es el encargado de dar vida al campeador. El actor murciano lo intenta y se esfuerza, pero no consigue construir a un Cid a la altura de la leyenda. El problema es que ni su presencia ni su voz transmiten demasiado. Bien es cierto que se encuentra en fase temprana y la percepción del espectador -la mía incluida-, podría encontrarse influenciada por la imagen que habita en nuestro imaginario colectivo -cuanto daño hizo Charlton Heston-.

Es alarmante que varios de los personajes secundarios resulten más interesantes que el propio protagonista. Elia Galera (El príncipe, Acacias 38) en concreto destaca interpretando a la reina Sancha. Por su parte, Alicia Sanz (Perfect, En brazos de un asesino) -difícil no confundirla con Lily Collins- está especialmente bien como la siempre desafiante infanta Urraca, uno de los personajes que más juego da en la serie, reiterativa con su mensaje feminista. Si la ficción continúa, tened por seguro que no ha dicho su última palabra. De resto, Juan Echanove (Desaparecidos, Te esperaré) como el Obispo resulta... cuanto menos curioso, aunque algo desaprovechado.

Imagen El Cid

'El Cid' es una serie muy irregular. Su calidad y ritmo están llenos de altibajos y casi nada en ella funciona como debería. Además, la ficción no logra encontrar su tono y puede vislumbrarse cierta ruptura entre episodios en lo que a dirección y formas se refiere. A veces quiere ser demasiado correcta, incluso sobria y de falsa elegancia. Otras en cambio pretende ser desenfadada y brutal. Sin embargo, no consigue en ningún momento hallar el equilibrio necesario y acaba convirtiéndose en un batiburrillo impreciso que provoca más desidia que entretenimiento. Al menos sí encuentro muy interesante la banda sonora de Gustavo Santaolalla (Narcos: México, Cartero) y Alfonso G. Aguilar (Klaus, ¿Qué te juegas?).

Su otro gran problema es que llega demasiado tarde. No solo por el hecho de estrenarse al final de uno de los mejores años de nuestra ficción, sino también porque otras propuestas del mismo corte ya han dejado el listón muy alto. Un poco de la elegancia de 'Isabel' por aquí, algo de la crueldad en las batallas de 'Juego de tronos' por allá, retazos del cinismo de 'Los Tudor' o 'Los Borgia' y un largo etcétera. La serie no sorprende ni encuentra su propia identidad. Incluso queda ensombrecida ante la reciente 'Inés del alma mía'. Da pena que, una historia de tanta epicidad como la vida de Rodrigo Díaz de Vivar, no goce todavía de una adaptación que le haga justicia. Habrá que seguir intentándolo.

Puntuación: 5,5/10

Ver ahora en:



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.