Crítica de 'The Crown' Temporada 4 - Serie Netflix

Imagen The Crown Temporada 4


La serie recupera parte de la frescura perdida en su anterior entrega y realiza un gran retrato de una de las etapas más convulsas del Reino Unido.

La Reina Isabel (Olivia Colman) y su familia se encuentran preocupados por salvaguardar la línea de sucesión, encontrando a una pareja apropiada para el Príncipe Carlos (Josh O'Connor), que sigue soltero a los 30 años. Además, el auge de la política divisoria encuentra su máxima figura en Margaret Thatcher (Gillian Anderson), la primera mujer Ministra de Gran Bretaña. Las tensiones entre ella y la Reina podrían conducir al país a una guerra mientras el romance entre el Príncipe y Lady Di (Emma Corrin) es la perfecta distracción que el pueblo británico necesita.

Por fin llegará a Netflix en unos días la esperadísima cuarta temporada de 'The Crown', la serie que retrata la vida de los integrantes de la Corona británica y que desde sus inicios se ha convertido en una de las más éxitosas de la plataforma, tanto en crítica como en audiencia. Esta nueva tanda de episodios, nos introduce en la que es quizá la etapa más famosas de la historia moderna del Reino Unido, una que sin duda mucho de los espectadores recordarán gracias al alto nivel mediático de sus protagonistas. Así, nos encontramos con las incorporaciones de la primera primer ministra mujer Margaret Thatcher y la célebre Diana de Gales, esa luz que llegó para revolucionar palacio y que acabó apagándose ante su oscuro conservadurismo.


Imagen The Crown Temporada 4

La nueva temporada muestra de forma abrumadora como el palacio de Buckingham aumenta su estatus de burbuja con cada época que pasa. No solo por la cantidad de movimientos contraculturales emergentes, totalmente ignorados -¿progresismo? no, gracias-, sino por la falta de empatía hacia la sociedad que muestran la realeza y el gobierno en relación con la precaria situación del país. Esto provoca que la brecha entre la Corona y el pueblo sea cada vez más grande. Por supuesto, ni unos ni otros iban a permitir que el 'statu quo' se tambaleara de esa manera, por lo que la familia real y su enorme equipo de prensa se inventan una jugada maestra para volver a ganarse la simpatía del ciudadano: la inminente boda del Príncipe Carlos (Josh O'Connor), el primogénito y principal heredero. 

Es aquí cuando llega la sensacional Emma Corrin (Pennyworth, Rompiendo las normas) para interpretar a Diana Spencer, una de las figuras británicas más icónicas de los 80. Corrin captura toda la esencia de la princesa de Gales y nos regala su mejor interpretación hasta la fecha. La intérprete brilla mientras canta, baila y evoluciona constantemente como personaje. Desde su timidez, su mirada, su estilo, su voz y sus movimientos, todo en la actriz cantiana recuerda a Lady Di. Además, la serie también retrata con crudeza su nocivo desorden alimenticio -lo hace de manera gráfica y reiterativa- provocado por sus problemas matrimoniales con el príncipe y su nueva forma de vida, basada principalmente en la frialdad y la soledad.

Imagen The Crown Temporada 4

Los nuevos episodios se centran principalmente en esta mediática relación. Y es que su 'cuento de hadas' da para mucho. La historia de como se conocieron, sus mentalidades incompatibles, sus continuas discusiones e infidelidades -a estas alturas ya sabemos de quien está enamorado el príncipe-, e incluso los celos de Carlos por como Diana lo eclipsa públicamente, tan solo son algunos de los asuntos que la serie explora acerca de este complejo matrimonio. Corrin y un brillante Josh O'Connor (Regreso a Hope Gap, Emma) nos ofrecen los duelos interpretativos más intensos de la temporada, en unas escenas que nos recuerdan a aquellos vaivenes de amor y odio protagonizados por Claire Foy y Matt Smith en las dos primeras entregas.

Por otra parte, Gillian Anderson (Sex Education, Expediente X) realiza una soberbia y precisa interpretación de Margaret Thatcher. La 'dama de hierro' llega para dar un golpe sobre la mesa en una época en la que tuvo que enfrentarse a toda clase de problemas internos y externos. Atentados del PIRA, manifestaciones obreras masivas, una alta tasa de desempleo, fuertes recortes económicos y una guerra de las Malvinas que casi arruina al país colocaron a la primera ministra en una situación harto complicada. Es apasionante ver como Thatcher y la reina, tan completamente opuestas en sus ideales políticos y prioridades en lo cotidiano, se enfrentan cara a cara en reuniones cada vez más y más tensas. Añadir que, a pesar de que la serie se adentra de forma leve en su vida personal, el personaje no cuenta con el desarrollo que se merece


Imagen The Crown Temporada 4

El resto del reparto está tan espectacular como de costumbre, no existe ruptura entre temporadas en este aspecto. Sí es cierto que hay personajes que han perdido relevancia, pese a que también cuentan con su momento de gloria. La reina Isabel - esencial Olivia Colman- funciona como un personaje más del estilo catalizador. Tiene su importancia -a veces escasa- en todas las tramas, pero se ha desvanecido esa gran cuota de pantalla de la que gozaba en entregas anteriores. Lo mismo ocurre con su hermana Margarita (Helena Bonham Carter) que, a pesar de tener su propio episodio, la mayoría de veces su aparición los otros capítulos es casi testimonial. Esto duele especialmente al saber que, ningún intérprete de esta temporada, volverá a repetir sus papeles en el futuro.

Con su cuarta temporada, 'The Crown' recupera parte de la frescura perdida en su anterior entrega gracias al gran retrato que realiza de los agitados años 80 británicos. Aunque con sus necesarias licencias dramáticas y su tendencia a inclinarse por uno u otro bando, claro. La serie sigue comprimiendo mucha historia en cada capítulo y mostrando esa insólita capacidad para encontrar el carácter épico de las cosas mundanas. Especial atención al vestuario, a las referencias ochenteras y algunas escenas multitudinarias sorprendentes por la calidad de su ejecución. Y pese a que algunos personajes clave y sus posibles tramas pierden protagonismo -la familia crece, es normal-, estamos ante los diez episodios más entretenidos hasta ahora, por lo que cuenta y como lo cuenta. Así que, por si alguien lo dudaba, la ficción continúa resultando una absoluta imprescindible.

La cuarta temporada de 'The Crown' se estrena el 15 de noviembre en Netflix.

Puntuación: 8,5/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios