Crítica de 'Muerte en Salisbury' (2020) - Miniserie Movistar+

Imagen Muerte en Salisbury


Una serie sobre gente ordinaria luchando contra lo excepcional que se antoja muy necesaria en estos tiempos.


Sergei Skripal y a su hija Yulia han aparecido inconscientes en el banco de un parque. Todo apunta a un posible envenenamiento por 'novichok', uno de los agentes nerviosos más letales desarrollado en la URSS entre las décadas de 1970 y 1980. Pocas horas después de dirigir el examen forense de la vivienda de los Skripal, el detective inspector Nick Bailey (Rafe Spall) comienza a encontrarse mal. El caso pronto desborda las oficinas de Salud Pública, desde donde Tracy Daszkiewicz (Anne-Marie Duff), directora del área, trata de garantizar la seguridad de los ciudadanos y gestionar una situación que se les escapa entre los dedos.

Salisbury, una pequeña ciudad inglesa que se sostiene en gran parte gracias al turismo generado por su famosa catedral, tuvo que enfrentarse a un extraño suceso para el que no te estaban ni remotamente preparados. El 4 de marzo de 2018 tuvo lugar un ataque cuyo objetivo era un exespía ruso que en sus años en activo actuaba como agente doble para el MI6, la inteligencia de Reino Unido. Una trama que podría haber firmado el mismísimo Ian Fleming para su James Bond y que, sin embargo, ocurrió en la vida real y ante la estupefacta mirada de todos. Conociendo los hechos, habría sido fácil caer en la tentación de realizar una ficción de espionaje y política, al estilo de los thrillers de acción ambientados en la Guerra Fría.

Imagen Muerte en Salisbury

Sin embargo, los creadores decidieron que el eje central de la trama fueran los propios habitantes de la ciudad, desde los civiles hasta sus altos cargos. Aquellos que sudaron día y noche para acabar con el rastro del agente nervioso y los que sufrieron en carne propia sus efectos o consecuencias. Esto es algo con lo que deberíamos sentirnos identificados en la actualidad. Es normal ver la serie y sentir escalofríos cuando la gente se toca, se abraza y sigue con su vida cotidiana, aún sabiendo que hay posibilidades de encontrarse con un veneno casi mortal que puede habitar en la superficie de cualquier persona u objeto. Pero, también resulta esperanzador como la ficción nos da a entender que todavía existen individuos que lo dan todo de si mismos con el objetivo de buscar y encontrar soluciones.

Esta gran responsabilidad recae en Tracy Daszkiewicz, la directora de Salud Pública del condado de Wiltshire interpretada por Anne-Marie Duff (La materia oscura, Sex Education). La actriz londinense muestra a un personaje cuyo rostro se debate con frecuencia entre su propia inseguridad ante la situación y la confianza ciega en sus aptitudes. No solo se enfrenta a su mayor reto profesional, sino que además tiene problemas personales causados por un hijo adolescente que no hace más que enfadarse por sus continuas ausencias. Por otro lado, en la piel de Rafe Spall (Ciclos, La guerra de los mundos) nos encontramos con el sufrimiento de Nick Baley, el primer policía en acceder al foco del agente. También, tenemos a la Dawn Sturgess de MyAnna Buring (The Witcher, Secretos de estado), aunque a ella es mejor descubrirla, más aún si no conoces los detalles de la historia.


Imagen Muerte en Salisbury

'Muerte en Salisbury' es un buen ejemplo de como realizar una serie basada en una tragedia real. Aunque, a veces comete el fallo de inclinarse en exceso hacia el melodrama, la ficción profundiza con acierto en el día a día de la investigación y enaltece el heroísmo de una población que se enfrentó a lo desconocido con unión, valentía y sacrificio. Destacan las interpretaciones, la gran labor de documentación y el retrato de todos los acontecimientos, punto por punto y sin dejarse nada en el tintero, al menos en cuanto a lo humano se refiere. Porque este no es el escenario ideal para ahondar con meticulosidad en temas políticos o conspiratorios, asuntos que son tratados con más superficialidad pese ser un factor presente durante todo el procedimiento.

Esta es una serie de gente ordinaria luchando contra lo excepcional. Pero, sobre todo, los cuatro episodios son una gran dosis de optimismo. La ficción, cual alegoría involuntaria, llega en el mejor momento y resulta del todo necesaria en estos tiempos tan oscuros que corren. Una época confusa e insólita en la que necesitamos encontrar motivos para la esperanza, así como ser testigos de hechos que nos motiven a creer que de verdad, con la colaboración de todos, podemos hallar la luz al final de este interminable túnel. Y así, de una vez por todas, conseguir el ansiado objetivo de poder volver a nuestras vidas tal y como era antes

'Muerte en Salisbury' se estrena el 30 de octubre en Movistar Seriesmanía.

Puntuación: 7,5/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios