Crítica de 'Teherán (Tehran)' (2020) Temporada 1 - Serie Apple TV+

Imagen Teheran


Lo que empieza como una propuesta de espías interesante y llena de tensión, acaba desinflándose por culpa de varios errores flagrantes.


Tamar (Niv Sultan), una hacker infiltrada en Teherán bajo una indentidad falsa, tiene como objetivo destruir el reactor nuclear de Irán. Cuando su misión fracasa y se ve envuelta en una nueva vida, deberá trazar un plan que pondrá en riesgo a sus seres queridos. Mientras, el agente la inteligencia iraní Faraz Kamali (Shaun Toub), dejará atrás a su esposa enferma para detener a la espía cueste lo que cueste y así salvar su patria.

Desde Israel y creada por el guionista de 'Fauda' (2015-) llega a Apple TV+ una nueva propuesta de espías centrada en la Guerra subsidiaria irano-israelí. Un conflicto que se ha extendido durante más de quince años y que prácticamente no ha tenido representación ninguna en el formato de ficción. Para ponernos un poco en contexto, dicha disputa es derivada de las diferencias político-religiosas radicales y de numerosas presunciones y conspiraciones después del ascenso del republicanismo teocrático en Irán. Con esto, e intentando no caer en la tentación de hablar con la voz de mis ideales, voy a concentrarme en la serie como el producto de entretenimiento que es.

Imagen Tehran

La ficción absorbe desde el principio con un ritmo muy bien calibrado y un gran acierto a la hora de crear tensión y suspense. Estamos ante una historia de espías atípica por su realismo y su humanización de los personajes. Aquí, no nos vamos a encontrar al James Bond de turno que salta por los tejados mientras evita las balas y logra salvar el día de forma espectacular. En esta serie, la protagonista es una agente del Mosad tan humana como tú y como yo. Tan dura como frágil. Tan inteligente...como torpe.

Esta es precisamente su mejor virtud y uno de sus errores más flagrantes. Por un lado, es de agradecer el hecho de tener una protagonista que represente a una agente imperfecta en su trabajo, al menos hasta cierto punto. La actriz israelita Niv Sultán resulta una grata sorpresa e interpreta de forma convincente a su Tamar. Sin embargo, el guion lastra a su personaje con una toma de decisiones impropia de una persona que se presupone ha tenido un entrenamiento físico y mental de férrea exigencia. La espía comete algunos fallos realmente forzados y groseros que se sienten como meras excusas para agitar la trama.


Imagen Teherán

Entre el resto de implicados destaca Faraz, interpretado por el actor teheraní Shaun Toub (Snowpiercer: Rompenives, Homeland). El agente iraní sirve como antagonista a ojos de la ficción. No obstante, el guion no escatima a la hora de plantearle situaciones igual de complicadas que a cualquier protagonista, sobre todo en lo personal. Pero, en este tipo de producciones que giran alrededor de un conflicto político tan marcado, la objetividad, los ideales y la percepción del espectador desempeñan un papel fundamental en el momento de llegar a empatizar o no con cualquiera de los personajes. Estos son factores con los que la serie juega de forma acertada a medida que van avanzando los episodios.

No puede negarse su alto nivel de producción audiovisual o el esfuerzo a la hora de recrear la situación política, social y religiosa de ambos países -tampoco exento de errores graves-. Pero en 'Teherán', lo que al principio parecía una propuesta de espías interesante, poco a poco se desinfla hasta caer en los derroteros de la telenovela y en un agotador vaivén de situaciones en las que la trama da un paso hacia delante y dos hacia atrás. Además, después de cocinar a fuego lento cada uno de sus episodios, la serie nos deja con un final creado única y exclusivamente con la intención de continuar. Demasiado apresurado y nada satisfactorio. Como se suele decir: tanto nadar para morir en la orilla.

Los tres primeros episodios de 'Teherán' ya están disponibles en Apple TV+.

Puntuación: 6/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios