Crítica de 'Ratched' (2020) Temporada 1 - Serie Netflix

Imagen Ratched


La serie nos hipnotiza con su ritmo y sus maníacos eventos, pero cualquier parecido con la obra de Kesey y su universo es pura coincidencia.

En 1947, Mildred (Sarah Paulson) llega al norte de California con la intención de trabajar en un hospital psiquiátrico puntero en el que están probando experimentos muy perturbadores con la mente humana. Mildred, en una misión clandestina, ofrece siempre la imagen perfecta que se esperaría de una enfermera ejemplar, pero, a medida que pasa el tiempo y se va infiltrando en el sistema de salud mental y entre quienes lo manejan, su pulcra apariencia oculta un lado más sombrío que lleva una temporada bullendo en su interior, revelándose así que los auténticos monstruos no nacen: se hacen.

Tanto en la novela de Ken Kesey como en su magistral adaptación cinematográfica dirigida por Milos Forman, existe un elemento en concreto que siempre ha destacado por encima de la historia e incluso de sus temas y reflexiones. El personaje de la Sra. Ratched y la oscarizada interpretación de Louise Fletcher se ha grabado a fuego en la memoria de los lectores y espectadores durante generaciones. Era lógico pensar que algún día, en esta época de precuelas, remakes y reboots, alguien sintiera en su mente el calor de una bombilla encendida y se le ocurriera la brillante idea de explorar el pasado de la infame enfermera.

Imagen Ratched

Es entonces cuando el productor Ryan Murphy (The Politician, American Crime Story) se encuentra con un borrador escrito por el desconocido Evan Romansky y decide llevar a cabo la producción, trasladando toda la propuesta a su terreno. No puedo negar las grandes dosis de valentía que se requieren no solo para recrear, sino para inventar desde cero la génesis de una de las villanas más odiadas y recordadas de la cultura popular casi veinte años después del fallecimiento de su creador. Un origen basado en un único dato válido y genuino: Mildred Ratched fue una enfermera militar durante la segunda guerra mundial. El resto, puro ingenio de ambos.

Es inevitable identificar todos y cada uno de los tics de Murphy ya durante las primeras escenas -dirige los dos primeros episodios-, momento en el que deja palpable, con su rotundidad característica, que estamos ante su única y exclusiva visión del universo de Kesey. Nada más y nada menos que una mezcla entre ese ala psiquiátrica plagada de inhumanos personajes vista en 'American Horror Story: Asylum' y todo el glamour de la reciente 'Hollywood'. Y como no podría ser de otra manera, el productor vuelve a rodearse de un puñado de intérpretes destacados, algunos de ellos habituales en sus trabajos.

Imagen Ratched

La responsabilidad de encarnar a la enfermera Ratched recae en los hombros de Sarah Paulson (Mrs. America, Glass (Cristal)), que en los últimos años ha visto su carrera ascender de forma meteórica. No es para menos, la actriz destaca como lo mejor de la serie con una interpretación que se aleja de la burda imitación con el objetivo de dotar al personaje de su propio estilo. Bien es cierto que su Mildred está en una etapa completamente distinta de su vida, pero eso es precisamente lo que le permite interpretar a una persona que aún no ha acabado por romperse del todo, conservando todavía algunos buenos sentimientos en su interior y una escala de grises que se va oscureciendo barbarie tras barbarie.

A la protagonista le acompañan una combinación de personajes cada cual más retorcido y psicópata que el anterior. Aquí no pueden hacerse distinciones entre personal del hospital o pacientes, todas las personas que integran la serie están sumidas en una locura casi absoluta, a su manera. Uno por uno buscan conseguir lo que desean cueste lo que cueste. Por ello, estamos ante un chirriante espectáculo de venganzas, asesinatos a sangre fría, engaños y moralidades nada éticas al servicio de nuestro placer culpable. Mención especial a Sophie Okonedo (Flack, Criminal: Reino unido) y su personaje, una auténtica robaescenas. Sharon Stone (The Laundromat. Dinero sucio, Mosaic), el que fuera a priori fichaje estrella de la ficción, me ha resultado desaprovechada y prescindible. Pero no voy a hablar de todos ellos, es mejor descubrirlos con el paso de los episodios.


Imagen Ratched

'Ratched' nos hipnotiza con su ritmo, sus maníacos eventos y el gran peso que tiene su protagonista en la cultura popular. Pero, si no fuera por el personaje de Mildred, cualquier parecido con la obra de Kesey y su universo es pura coincidencia. Romansky y Murphy se alejan por completo de lo que hizo grande a 'Alguien voló sobre el nido del cuco' para traernos una serie recubierta por un grueso cascarón de morbosidad lleno de sangre, aversión entre géneros, doble moral y personajes carentes del más mínimo valor humano. Todo ello bajo la ilusión de una producción visual de alto nivel en el que destacan su fotografía, vestuarios y escenarios. 

Pero, toda esta corteza de artificios superficiales es tan deliberadamente impenetrable como la de la propia Mildred, y una vez traspasada y esquivada la trampa, solo se encuentra un decepcionante vacío en el que incluso sus denuncias sociales parecen más forzadas y oportunistas que realmente reivindicativas. Dicho esto, pienso que la ficción funcionará mejor para aquellos que no conozcan nada sobre la novela de Kesey o la película de Forman. No obstante, puede que muchos de los espectadores amantes del material original y todo lo que éste significa tendrán sus reticencias a la hora de identificarse con lo que la serie propone.

'Ratched' estará disponible el 18 de septiembre en Netflix.

Puntuación: 6/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios