Crítica de 'El diablo a todas horas' 2020 - Película Netflix


Ver ficha en Filmaffinity

Historias cruzadas que muestran las consecuencias de tener una fe ciega en una determinada religión.



Willard Russell (Bill Skarsgård) es un soldado que vuelve a su país tras la guerra. En una cafetería, conoce por casualidad a Charlotte (Haley Bennett), quien se convierte en el amor de su vida. Un día, ella enferma de cáncer y él, desesperado, se da cuenta que rezar todos los días no es suficiente, por lo que decide realizar un sacrificio. Su hijo Arvin (Tom Holland) crece sabiendo defenderse de los niños que se meten con él en el instituto gracias a su padre. No obstante, no es el único que necesita ejercer la violencia para poder protegerse. 

'El diablo a todas horas' muestra la gravedad de actos realizados por la fe ciega en la religión cristiana, llevando a consecuencias que dejan violencia y sufrimiento a lo largo del pueblo. El filme no duda en mostrar la mayor crudeza posible y para ello cuenta con la ayuda de un excelente reparto: Tom Holland (En el corazón del mar, Spider-man: Homecoming) en el papel de ese niño que pierde su infancia a causa de hechos ajenos a él, Robert Pattinson (Life, El faro) como el despiadado predicador que piensa que es superior a los demás pueblerinos, Eliza Scanlen (Mujercitas, Heridas abiertas) siendo esa dulce chica que sufre acoso escolar, Mia Wasikowska (Sólo los amantes sobreviven, Damsel) en el rol de la inocente mujer que acaba cautivada por el personaje de Harry Melling (La vieja guardia, Gambito de dama), quien cree que Dios le ha enviado a la tierra por una buena razón, la siniestra pareja formada por Riley Keough (La música del terremoto, Lo que esconde Silver Lake) y Jason Clarke (El amanecer del planeta de los simios, Enemigos públicos) y el corrupto sheriff Sebastian Stan (Capitán América: El soldado de invierno, Cisne negro).


La voz en off, perteneciente al escritor Donald Ray Pollock, en cuya obra homónima se basa este filme, da precisamente la sensación de estar leyendo un libro mientras vemos imágenes en movimiento, con una cuidada fotografía corre a cargo de Lol Crawley (Vox Lux: El precio de la fama, 45 años), y escuchamos diálogos, escritos por Antonio Campos (The Punisher, The Sinner), quien además es el propio director del largometraje, y Paulo Campos. Al ser una historia que gira en torno a la religión, puede llegar a dar la impresión de que el narrador es Dios, ya que sabe incluso lo que acontece en un futuro próximo.

Visionar esta película resulta una experiencia inmersiva, ya que al principio es probable que el espectador no sepa muy bien por dónde va a ir la trama; sin embargo, a medida que vamos conociendo sucesos y personajes, con ayuda de necesarios y recurrentes saltos en el tiempo, la historia va cobrando sentido y esos secretos tan guardados van saliendo a la luz. El filme es un gran ejemplo de que no todo lo que se realiza en nombre de Dios es necesariamente algo bueno, porque muchas veces, quienes más ciegos están por sus creencias comenten mayores atrocidades y lo justifican con su religión para no asumir las consecuencias.

Puntuación: 8/10



Puedes visionar 'El diablo a todas horas' en Netflix.

Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.


Publicar un comentario

0 Comentarios