Crítica de 'The Mandalorian' (2020) Temporada 1 - Serie Disney+



Star Wars da el salto al western con una serie de trama sencilla, pero sumamente entretenida y de impecable factura técnica.


Después de la caída del Imperio y antes de la aparición de la Primera Orden, Mando (Pedro Pascal), un cazarrecompensas solitario en los confines de la galaxia, intenta ganarse el sustento lejos de la autoridad de la Nueva República. Un día, tras otro trabajo exitoso, El Mandaloriano recibe un nuevo y misterioso encargo que cambiará su vida.

Ya han pasado casi seis meses desde que la serie estrenara su último capítulo en Estados Unidos. Sin embargo, en España hemos tenido que esperar todo este tiempo para poder disfrutarla. ¿Ha valido la pena la espera? Por supuesto que sí. La ficción creada por Jon Favreau (El libro de la selva, El rey león) es un claro ejemplo de que el universo Star Wars tiene aún mucho que ofrecer bajo el formato audiovisual. Siempre y cuando las cosas se hagan con coherencia y una clara línea a seguir, algo que no pasó en la última trilogía de la saga Skywalker.


La serie cuenta con claros elementos tanto del western americano como del spaghetti western. Podríamos decir que el protagonista parece un Clint Eastwood del espacio: rudo y de pocas palabras pero con gran corazón, aparte de ser un pistolero envidiable. También, encontramos paisajes desérticos y desolados, donde el peligro acecha en cada esquina. Y además, no faltan las típicas escenas de cantinas y tiroteos en un pueblo en medio de ninguna parte.

Pero no solo de western vive 'The Mandalorian'. Al igual que George Lucas creó Star Wars basándose en 'La fortaleza escondida' (Akira Kurosawa, 1958), la ficción rezuma cine de samuráis japonés por los cuatro costados. Tanto es así, que encontramos claras referencias a películas -ambas del maestro Kurosawa- como 'Yojimbo' (1961), presente en algunos capítulos. También, a 'Los siete samuráis' (1954), cinta cuya trama que se repite casi al completo en el cuarto episodio, algo que se aprecia de forma parecida en el decimoséptimo capítulo de la segunda temporada de 'The Clone Wars' (2008-2020).


En sus ocho capítulos, que oscilan entre los 30-45 minutos de duración, asistimos a un avance pausado de la trama troncal mientras se dan diferentes historias autoconclusivas. Algunos episodios están dirigidos por grandes nombres de la industria como Bryce Dallas Howard, encargada del cuarto capítulo mencionado anteriormente, o Taika Waititi, cuya responsabilidad reside en cerrar la serie con un octavo episodio lleno de acción. Además, los cineastas Dave Filoni, Rick Famuyiwa y Deborah Chow son los encargados del resto de rodajes.

Si lo pensamos detenidamente, tanto la trama como la variedad de historias no destacan por su originalidad, al contrario, probablemente algunas las habrás visto mil veces en anteriores propuestas. Sin embargo, todo se desarrolla con tal fluidez y desparpajo que resulta difícil no dejarse llevar por su encanto plagado de referencias al universo, personajes carismáticos, algunos lugares míticos, una calidad visual portentosa y una acertadísima banda sonora de Ludwig Göransson (Venom, Creed II), en la que mezcla sonidos modernos con otros más primitivos bajo una influencia morriconiana.


Una de las mayores sorpresas de la serie es la introducción del apodado Baby Yoda, un personaje poderoso en la fuerza que se mantuvo en secreto hasta su estreno y que pertenece a la misteriosa raza del archiconocido maestro Jedi.  Él, unido a nuestro protagonista, interpretado por Pedro Pascal (Triple Frontera, The Equalizer 2), se asemejan a una versión futurista de Ogami y Daigoro, personajes de 'El lobo solitario y su cachorro', otra referencia a la cultura samurái. Una lástima que, debido al retraso en el lanzamiento de la plataforma en el resto del globo, se filtrara dicha confidencia en todo el mundo, privándonos así de una primera impresión satisfactoria.

Como aliado más inmediato del mandaloriano tenemos al ugnaught Kuill, al que presta su voz Nick Nolte (Con la cabeza llena de miel, Objetivo: Washington D.C.) y cuya frase fetiche «He hablado», ya se ha hecho famosa en redes sociales. También, encontramos a Cara Dune, una temible ex soldado de choque de la Alianza interpretada por Gina Carano (Deadpool, La hija del lobo) que se encuentra con nuestro protagonista en cierto momento de la trama, logrando hacer buenas migas. En el lado neutral destaca Carl Weathers (Star contra las fuerzas del mal, Toy Story 4) con su personaje Greef Kanga, líder del Gremio de Cazarrecompensas.


Werner Herzog (Heimat: La otra tierra, Éramos pocos y llegaron los aliens) da vida a uno de los villanos principales, un asociado del remanente del Imperio Galáctico tras su derrota. Además, Giancarlo Espósito (Stargirl, Better Call Saul) vuelve a encarnar a un nuevo némesis que promete hacer de las aventuras de nuestros protagonistas un auténtico infierno. Por último, encontramos a una gran cantidad de personajes secundarios a destacar, como pueden ser los interpretados por Natalia Molina, Julia Jones, Mark Boone Junior o Ming-Na Wen, entre muchos otros.

'The Mandalorian' es la primera serie de televisión 'live action' de Star Wars. Una enorme responsabilidad que supera holgadamente gracias a una propuesta mezcla de western y cine de samuráis que funciona a la perfección. Aunque, en su mitad la calidad baja notablemente con un par de episodios de relleno que aportan muy poco, el resto de la ficción es un regalo para todo fan del universo de George Lucas, y lo que es mejor, también se permite el lujo de aspirar a ser del agrado de los que se interesen en iniciar su primer viaje a la galaxia. Sin duda, han merecido la pena tantos años de películas y series de animación para poder llegar a esto. Disney, «este es el camino».

Puntuación: 8,5/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.


Publicar un comentario

0 Comentarios