Crítica de 'Cartas a Roxane' (2020)

Imagen Cartas a Roxanne


Una película maravillosa para los tiempos que corren. Divertida, con grandes actuaciones, una producción de gran nivel y un hermoso mensaje de esperanza y optimismo.


París, 1897. Edmond Rostand (Thomas Solivérès) es un dramaturgo prometedor. Pero todo lo que ha escrito ha sido un fracaso y ahora sufre una parálisis creativa total. Gracias a su admiradora, la gran actriz Sarah Bernhardt (Clémentine Célarié), conoce al mejor actor del momento, Constant Coquelin (Olivier Gourmet), que insiste en interpretar su próxima obra. Y, además, quiere estrenarla dentro de tres semanas. El mayor problema para Edmond es que todavía no la tiene escrita. Ni siquiera sabe de qué va. Solo tiene el título: 'Cyrano de Bergerac'.

La película nació como una obra de teatro de éxito de la mano de Alexis Michalik (El canto del lobo, Van Gogh: a las puertas de la eternidad), artista francés polifacético que, además, se encarga de escribir y dirigir la cinta, así como de interpretar a uno de los personajes, el famoso dramaturgo Georges Feydeau. Michalik resuelve con solvencia la adaptación al celuloide de un libreto que narra la gestación de la inmortal 'Cyrano de Bergerac'. Un recorrido por las aventuras y desventuras de su autor, Edmond Rostand, durante la búsqueda de la inspiración necesaria para crear su obra maestra, al más puro estilo de 'Shakespeare enamorado' (John Madden, 1998).

Imagen Cartas a Roxanne

Así, muchas de las escenas del film se inspiran directamente en los pasajes de la obra de teatro, como un puente entre la realidad y la ficción, y una tras otra van sucediéndose de forma dinámica, incluso absorvente. Thomas Solivérès (El sr. Henry comparte piso, Las aventuras de Spirou y Fantasio) está especialmente inspirado mientras interpreta a Edmond, al igual que su compañero de reparto, el gran Olivier Gourmet (Un pueblo y su rey, Una íntima convicción), que vuelve a la comedia por la puerta grande. Mención especial para Lucie Boujenah (Marianne), que da vida a la tierna inspiración del dramaturgo.

'Cartas a Roxane' es una película maravillosa para los tiempos que corren. El resultado es una comedia divertida, fresca y con un ritmo que no decae en ningún momento. La recreación del París de la Belle Époque, el vestuario, la fotografía y los intérpretes... todo forma parte de un integrado conjunto de gran nivel. Además, su hermoso mensaje de esperanza y optimismo nos aporta un estimable granito de arena para ayudarnos a encarar lo que ha de llegar. El teatro nunca muere. Puede que enferme y sufra, pero vuelve a levantarse, convaleciente, aunque siempre convincente.

La película estará disponible en www.salavirtualdecine.com este viernes 15 de mayo.

Puntuación: 8/10


Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.

Publicar un comentario

0 Comentarios