Crítica de 'Vivarium' (2020)

Crítica Vivarium


Cuento de ciencia ficción que funciona como una siniestra sátira del matrimonio y la vida ideal al más puro estilo de 'La dimensión desconocida' o 'Black Mirror'.


Tom (Jesse Eisenberg) y Gemma (Imogen Poots), una joven pareja, se plantea la compra de su primer hogar. Para ello, visitan una inmobiliaria donde los recibe un extraño agente de ventas, que les acompaña a una nueva, misteriosa y peculiar urbanización para mostrarles una vivienda unifamiliar. Allí, quedan atrapados en una laberíntica pesadilla surrealista.

El cineasta irlandés Lorcan Finnegan (Without Name), rehace -de manera espiritual, podría decirse- su propio cortometraje 'Foxes' (2012), donde el planteamiento es ligeramente distinto y los zorros tienen un significativo y tétrico papel, aunque mantiene su intención original de reflejar la vida de una familia moderna en un ambiente deshumanizado. Para llevar a cabo la tarea de adaptar una historia de apenas quince minutos de duración a un largometraje de duración estándar, el director confía en el que parece ser su guionista adjunto Garret Shanley, también encargado de escribir el corto en su momento. Juntos consiguen dar forma a una puesta en escena inquietante que nos introduce de lleno en una trama propia de un episodio de 'La dimensión desconocida' o 'Black Mirror', en la que un siniestro misterio de ciencia ficción evoluciona hasta convertirse en una terrorífica pesadilla.

Crítica Vivarium

La cinta cuenta con un reparto muy escueto que funciona a la perfección. La pareja protagonista está formada por dos intérpretes que se conocen bien, pues ya mostraron una buena química en la genial 'La mejor defensa es un ataque' (Riley Stearns, 2019). Estos son Jesse Eisenberg (Zombieland: Mata y remata, Resistencia), actor que pasea entre superproducciones hollywoodienses y el cine más independiente, e Imogen Poots (Navidad sangrienta, I Kill Giants), actriz que se come la pantalla en cada escena y que dispone de más experiencia en el género de terror . Por otro lado, tenemos Jonathan Aris (La muerte de Stalin, Todo el dinero del mundo) en la piel de Martin, el extraño agente de ventas y, por último, Senan Jennings y Eanna Hardwicke interpretan a unos personajes que no revelaré, dada su importancia en la trama.

'Vivarium' funciona como un cuento de ciencia ficción en el que se retrata la vida moderna y el matrimonio de una forma satírica y paranóica. El film analiza a la humanidad desde una perspectiva parasitaria, algo que puede notarse en esos planos donde podemos observar la interminable y laberíntica urbanización poblada de casas idénticas, como un nido de parásitos que se extiende hasta el infinito. Además, pone en duda la idea que tiene la sociedad de 'la vida ideal', en la que, por convención, todos deberíamos encontrar el amor, hipotecarse para siempre comprando una casa y finalmente, tener hijos, criarlos y morir, mientras ellos ocupan nuestro lugar en el mundo y entonces, el ciclo se repite una y otra vez. La cinta, aunque da la sensación de estar demasiado estirada, adoleciendo de falta de ritmo en algunos tramos, es una propuesta acertada y salpicada de muchos matices interesantes.

La película estará disponible online el 8 de abril mediante la nueva plataforma de streaming www.salavirtualdecine.com.

Puntuación: 7/10


Publicar un comentario

0 Comentarios