Crítica de 'Guns Akimbo' (2020)


Ver ficha en Filmaffinity

Jason Lei Howden lleva a cabo la dirección y el guion de una película que ofrece mucha locura y una alta dosis de acción.




Miles (Daniel Radcliffe) siempre soñó con ser un héroe. Sin embargo, ha acabado atascado en una solitaria vida con un trabajo bastante aburrido y enamorado sin ser correspondido de su ex-novia Nova (Natasha Liu Bordizzo). Toda su monotonía cambia cuando conoce Skizm, una competición que reúne a personas aleatorias de diferentes puntos de la ciudad con el objetivo de darle a la audiencia una lucha encarnizada en la cual sólo habrá un ganador. Tras ver uno de sus directos, se despierta teniendo dos pistolas atornilladas a las manos y con una misión: matar a Nix (Samara Weaving).

El filme comienza con una frenética escena de acción correctamente coreografiada, dejando claro lo que es Skizm y la gran recepción que obtienen los duelos a muerte para todas clases de personas sabiendo que la pantalla de sus dispositivos les protege de tener que luchar por sus vidas a diferencia de los concursantes. 'Guns Akimbo' refleja bastante bien lo salvaguardados que se sienten todos en Internet a la hora de utilizar un nombre falso y no verse obligados a mostrar su rostro, además de la pérdida de empatía que supone celebrar las muertes ajenas.


Hay que destacar las excelentes interpretaciones de Daniel Radcliffe (Fuga de Pretoria, Amores asesinos) como el asustadizo Miles y Samara Weaving (Noche de bodas, Mayhem) siendo la guerrera Nix. Él demuestra ya no es ese mago que todos conocimos en su día ofreciendo una realista actuación y una evolución de su personaje a medida que transcurre la historia. Por otro lado, ella deja ver que una irreconocible caracterización no lo es todo y por ello acaba dotándola de un gran carisma que le hacer ser la favorita de muchos.

Si te gustan las películas de acción ultraviolentas y el humor negro, ésta es sin duda una historia que seguramente disfrutarás. Con una ambientación claramente influenciada por el mundo de los videojuegos, sorprende al usar la alegoría de que más dañinas son las manos que sostienen las armas que las pistolas en sí, algo que no se suele emplear en este tipo de filmes o que incluso no se llega a tener en cuenta. Aunque es probable que no muestre un guion bastante original, lo cierto es que ofrece un buen rato mientras las horas pasan.

Puntuación: 7/10



Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.


Publicar un comentario

0 Comentarios