Crítica de 'La llamada de lo salvaje' (2020)

Crítica La llamada de lo salvaje


Película de aventuras a la vieja usanza que funciona a la perfección. Una adaptación con alma y unos efectos especiales espectaculares. 


Buck es un perro con un gran corazón cuya apacible vida doméstica se pone patas arriba cuando un día lo secuestran de su hogar en California y lo llevan a Alaska durante la fiebre del oro de los años 1890. Perrault (Omar Sy) lo compra para formar parte de su equipo de trineo de perros, con el objetivo de entregar el correo lo más rápido posible. Desde entonces, comenzará una aventura que marcará su existencia para siempre.

La famosa novela corta 'La llamada de la selva', de Jack London, ha sido objeto de muchas adaptaciones a lo largo de la historia. La primera conocida, 'El grito de la furia' en España, es una producción de cine mudo que data de 1923 dirigida por Fred Jackman. A partir de ahí, el resto de proyectos han estado protagonizados por estrellas de la talla de Clark Gable, Charlton Heston o Rutger Hauer. Este 2020 nos vuelve a traer otra adaptación del manuscrito de la mano de la ya desaparecida 20th Century Fox, ahora llamada 20th Century Studios después de que se formalizara la compra por parte de Disney.

Crítica La llamada de lo salvaje

El encargado de la nueva adaptación es el cineasta Chris Sanders (Como entrenar a tu dragón, Los Croods), conocido por ser uno de esos hombres todoterreno con los que cuenta la fábrica de los sueños. Sanders ha escrito, dirigido, interpretado y se ha ocupado del storyboard y el diseño artístico de muchos proyectos, entre los que podríamos destacar a Lilo y Stitch. Poniendo cara a los personajes, nos encontramos con una entrañable interpretación de Harrison Ford (Mascotas 2, Star Wars: El ascenso de Skywalker), con la estrella francesa Omar Sy (Infiltrado en Miami, El canto del lobo) que comparte escenas con su compañera de trineo Cara Gee, y Dan Stevens (El hombre que inventó la navidad, El apostol) como el olvidable antagonista.

El resto del reparto relevante lo protagonizan animales realizados por ordenador, entre los que, por supuesto, destacamos al protagonista absoluto, Buck. Los efectos especiales son espectaculares y, aunque al principio la idea de ver perros por CGI con expresiones marcadas parece chocante, con el paso de los minutos la inmersión es total y el resultado final es hermoso y apabullante. 'La llamada de lo salvaje' funciona a la perfección como una película de aventuras a la vieja usanza, ese género que fue imprescindible a lo largo de la historia del cine pero que, recientemente, ha ido desapareciendo a pasos agigantados. Además, Sanders logra un equilibrio que, si bien renuncia a la oscuridad y violencia del primer tramo de la novela en favor de profundizar en la relación dueño-can, dota al film de un desarrollo que no resulta empalagoso, consiguiendo una cinta con la que disfrutarán y aprenderán niños y adultos por igual.

Puntuación: 7/10


Publicar un comentario

0 Comentarios