Crítica de 'Cuerdas' (2020)

Crítica Cuerdas


Thriller de terror que no se conforma con lo superficial y ahonda en la psique de su protagonista y la lucha por su supervivencia.


Con el dolor por la muerte de su hermana todavía muy reciente, Elena (Paula del Río), una joven tetrapléjica, se ha retirado a una masía en el campo con su padre. Allí tiene la ayuda de Athos, un pastor belga especialmente adiestrado para ayudarla. Sin embargo, quien debería ser el mejor amigo del hombre ha contraído una extraña enfermedad... y se ha convertido en su peor enemigo.

Perros rabiosos y humanos en apuros. A lo largo de las últimas décadas -sobretodo en los 80- hemos asistido a innumerables propuestas en las que el 'mejor amigo del hombre' se rebelaba contra nosotros y nos hacía pasar angustia y terror. El ejemplo más claro y popular de ello es 'Cujo', famosa novela de Stephen King y adaptada al cine por Lewis Teague en 1983, solo dos años después de su publicación. Así, en su ópera prima, el cineasta español José Luis Montesinos, que comparte la autoría del libreto con el debutante Yako Blesa, bebe con claridad de estas referencias para traernos una nueva visión del cuento del can contra su amo.

Crítica Cuerdas

El director catalán confía la fotografía a Marc Zumbach y juntos logran construir una ambientación de alto nivel y consiguen que la atmósfera sea oscura y claustrofóbica, algo realmente transcendental en el género. Llevando el peso de la cinta nos encontramos a Paula del Río (El desconocido, La sombra de la ley). A la actriz de Barcelona no hay nada que reprochar y realiza un trabajo sobresaliente en un papel harto complicado, en el que tiene que medir al milímetro cada expresión y cada movimiento para no romper con la verosimilitud y condición de su personaje.

Montesinos no se conforma con la simpleza de la premisa y aporta su toque personal ahondando en la psique de su protagonista. Por ello, y como punto positivo, 'Cuerdas' no es solo la historia corriente de un perro rabioso y una adolescente que debe sobrevivir en un escenario claustrofóbico. La tragedia vivida con anterioridad y que ha dejado unas profundas secuelas tanto físicas como psicológicas, condicionan sobremanera el devenir de la trama y así, temas como el suicidio, el victimismo y la culpa son los monstruos más terroríficos con los que Elena tiene que lidiar. Sin embargo, el film pierde interés cuando se adentra en los rincones más populares del género y en ocasiones puede resultar inverosímil y apresurada. Pese a esto, el producto final es correcto y entretenido y agradezco personalmente que este tipo de propuestas emerjan en el cine español.

Puntuación: 6/10


Publicar un comentario

0 Comentarios