Crítica de 'Crimen a contrarreloj' (2020)

Crítica Crimen a contrarreloj


A pesar del buen hacer de sus protagonistas, el resultado final es el de un thriller fallido que se ahoga en la gratuidad de su propuesta.


El detective Jack Radcliff (David Oyelowo) recibe una impactante llamada telefónica de Ashley (Storm Reid), su sobrina recién fallecida. Trabajando juntos a través del tiempo, corren para resolver su asesinato antes de que ocurra.

El concepto de un individuo que intenta cambiar el fatídico pasado de un conocido a través del tiempo con la ayuda de un objeto común, es algo a lo que hemos asistido un buen número de veces y es una idea que siempre resulta difícil de tomar en serio. Uno de los ejemplos que se me viene a la mente, y seguramente el más parecido, es Frequency (Gregory Hoblit, 2000), en el que el protagonista se comunica con su padre fallecido mediante un equipo de radio. Aunque, también hay otros similares, como La casa del lago (Alejandro Agresti, 2006), en que los implicados se comunicaban por medio de un buzón, o El efecto mariposa (Eric Bress & J. Mackye Gruber, 2004), cuyo personaje principal cambiaba el pasado gracias a su diario.

Crítica Crimen a contrarreloj

Esta vez, siendo su primer trabajo distribuido en España, el cineasta Jacob Estes (The Details, Mean Creek) recoge el testigo para escribir y dirigir otra versión más de este planteamiento. Estes no se molesta en explicar absolutamente nada del por qué de las habilidades de tan inteligente smartphone e invita al espectador a que deje de lado su capacidad de raciocinio para que su plan no caiga en el absurdo. La tarea de aportar algo de verosimilitud a la cinta recae en sus dos protagonistas. David Oyelowo (Gringo, The Cloverfield Paradox) y Storm Reid (Juego de manos, Un pliegue en el tiempo) interpretan con acierto a sus personajes pese al frustrante proceder en sus acciones, en detrimento de un desaprovechadísimo Alfred Molina (El vicio del poder, Frozen II).

Lo que ocurre con 'Crimen a contrarreloj' es la falta de credibilidad en su propuesta. La idea de un teléfono móvil con el que puedes hablar a través del tiempo sin ninguna explicación y, pese a que se han visto anteriormente otros ejemplos de objetos capaces de esto como ya mencioné en un párrafo anterior, es tan inverosímil -lo siento Sr. Hitchcock-, como previsible es su desarrollo y su conclusión. El resultado final es el de una película que cae en clichés muy marcados del cine policíaco y que no sorprende con unos giros que acaban derivando en un intento fallido por generar tensión fácil, ahogándose en la gratuidad y la confusión.

Puntuación: 4/10


Publicar un comentario

0 Comentarios