Crítica de 'La guerra de las corrientes' (2020)

Crítica La guerra de las corrientes


A pesar de contar con una historia apasionante y disponer de un gran reparto, el resultado final es el de un film sobrio con un potencial completamente desaprovechado.


Historia épica sobre la feroz competencia entre Thomas Edison (Benedict Cumberbatch) y George Westinghouse (Michael Shannon), grandes inventores de la era industrial cuyo sistema eléctrico impulsaría el nuevo siglo. Con el respaldo de J.P. Morgan (Matthew Macfadyen), Edison deslumbra al mundo iluminando Manhattan. Pero Westinghouse, ayudado por Nikola Tesla (Nicholas Hoult), ha visto grandes fallos en el diseño de corriente continua de Edison. Encendiendo una guerra de corrientes, Westinghouse y Tesla apostaron todo a la peligrosa corriente alterna.

Para hablar bien sobre esta película, hay que remontarse al 2017, año en la que fue presentada al público en el festival de Toronto. Por aquel entonces, el montaje del film se realizó bajo la batuta de su -caído en desgracia- coproductor y magnate de Hollywood Harvey Weinstein. La reacción de los espectadores fue tan negativa que, aprovechando la desaparición de The Weinstein Company debido al escándalo de chantajes y abusos sexuales, fue adquirida por otra productora y montada desde cero con la supervisión de su director mexicano-estadounidense Alfonso Gomez-Rejon (Espera hasta que se haga de noche, Yo, él y Raquel) para lograr mostrar su visión. Así, después de casi tres años desde su primer estreno, llega a las salas de cines de nuestro país sin pena ni gloria y con un marketing prácticamente inexistente.

Crítica La guerra de las corrientes

Es de suponer que la película no necesitaba una publicidad excesiva si escudriñamos su reparto, pues se compone de algunos nombres que en 2020 -y quizá no tanto en 2017- atraen numeroso público a las salas. Intérpretes como Benedict Cumberbatch (Vengadores: Endgame, 1917) y Tom Holland (Vengadores: Endgame, Spider-Man: Lejos de casa), masivamente conocidos por sus participaciones en Marvel, cuentan con un gran ejército de seguidores a sus espaldas. Si a esto le sumamos al veterano Michael Shannon (Lo que fuimos, Puñales por la espalda), a un muy interesante Nicholas Hoult (Tolkien, X-Men Fénix Oscura) y a la ascendente Katherine Waterston (A los 90, Animales fantásticos: Los crimenes de Grindelwald) obtenemos un elenco más que atractivo y explotable.

Una historia cuyo eje central sea Edison siempre es apasionante y, la batalla por la electricidad, es una de las más destacables, con el permiso de su introducción en el cine y la caza de brujas que perpetró por ello para defender su negocio. Pese a esto, y pese a contar con una interesante cinematografía, en ocasiones brillante y virtuosa, y en otras cargante y forzada, el resultado final de 'La guerra de las corrientes' es el de un film sobrio, con un montaje excesivo y una narración que roza la monotonía más absoluta. Una producción que, aunque cuenta con unos ingredientes de calidad, desaprovecha completamente su potencial y nos deja, después de tres años de espera, con un sabor de boca realmente amargo.

Puntuación: 6/10


Publicar un comentario

0 Comentarios