Crítica de 'Bad Boys for Life' (2020)

Crítica Bad Boys for Life


A pesar de sus carencias, el resultado es el de una tercera entrega entretenida en la línea de sus predecesoras.


Justo cuando Marcus Burnett (Martin Lawrence) está intentando pasar más tiempo con su familia, surgirá una amenaza que pondrá en peligro la vida de Mike Lowrey (Will Smith), involucrando otra vez a Marcus. Después de todo, Mike también es familia, y no va a dejarle solo en la misión.

Corría el año 1995 cuando Michael Bay (6 en la sombra, 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi), que por aquel entonces era un reconocido director de videoclips musicales, decidió dar el salto al cine con 'Dos policías rebeldes', con el objetivo de refrescar el género de 'buddy cop movies', que había perdido algo de fuelle desde su boom en los 80. Después de dos exitosas entregas y por motivos de agenda -y probablemente de dinero-, Bay y Sony Pictures ceden el testigo a Adil El Arbi y Bilall Fallah (Black, Gangsta), dos directores desconocidos por la mayoría de espectadores y que se apoyan en un libreto escrito por hasta cinco guionistas, algo que resulta sin duda asombroso.

Crítica Bad Boys for Life

Algo que afecta a nuestros protagonistas en esta entrega, aparte del inexorable paso del tiempo, es el tratamiento y las repercusiones de la vejez y las decisiones del pasado. Will Smith (Géminis, Espías con disfraz) y Martin Lawrence (Un funeral de muerte, Esta abuela es mi padre) repiten en la piel de los personajes que los lanzaron al estrellato en el cine, después de triunfar en televisión con 'El príncipe de Bel Air' y 'Martin', respectivamente. Ambos continúan en plena forma -Lawrence un poco menos-, y siguen conservando esa divertida y atractiva química que hizo prosperar a la franquicia. El resto del reparto se conforma de algunos de los personajes clásicos de la saga y nuevas e interesantes incorporaciones como Kate del Castillo, Paola Nuñez, Alexander Ludwig, Vanessa Hudgens, Jacob Scipio, entre otros. Además, cuenta con varios cameos para los más nostálgicos.

La misión a la que se enfrentaban El Arbi y Fallah no era nada sencilla y a pesar de sus claras carencias, consiguen crear un producto final entretenido. 'Bad Boys for Life' empieza con un tono más oscuro y más adulto que sus predecesoras, y es quizá en esta primera hora cuando el visionado se antoja más denso y el melodrama fuerza un poco la maquinaria. En su segunda hora, asistimos a ese festival de gags y acción desenfrenada al que Michael Bay nos acostumbró otrora y que nos permite disfrutar en todo su esplendor de uno de los dúos más atractivos y cuya química parece inagotable. La película sigue con acierto la línea de sus anteriores entregas, pero se nota la falta de experiencia de sus directores y hay momentos en los que la puesta en escena deja mucho que desear. Pese a ello, cumplen con su propósito de entretener sin complejos ni pretensiones. ¡Ay! que mala es la nostalgia...

Puntuación: 6,5/10


Publicar un comentario

0 Comentarios