Crítica de 'Réquiem por un sueño' (2000)



Darren Aronofsky sorprende con una dosis de cruda realidad acerca de las consecuencias que pueden propiciar la adicción a las drogas.



Harry (Jared Leto) vive con su viuda madre llamada Sara (Ellen Burstyn). Ambos tienen dos grandes sueños por cumplir completamente diferentes: mientras que él quiere abrir un negocio propio junto a su novia Marion (Jennifer Connelly) con el dinero que ganen gracias al contrabando de estupefacientes, ella prefiere ir al concurso televisivo de sus sueños que ve todos los días en su querida televisión vestida con su traje rojo favorito. Los dos deberán hacer lo impensable por alcanzar sus aspiraciones en la vida.

'Réquiem por un sueño' narra dos historias paralelas sobre una madre y un hijo que, de distinta manera y por motivos aparentemente diferentes, mantienen una dependencia por una determinada sustancia que les ayuda a sentirse mejor consigo mismos. Aronofsky realiza un excelente trabajo tanto como director como guionista al contar dos historias que desembocan en un mar de tragedias por culpa de la adicción. La acción transcurre de forma realista y podemos apreciar el proceso evolutivo de cada personaje en su camino a la perdición.


Jared Leto (Mr. Nobody, Alejandro Magno) y Ellen Burstyn (El Exorcista, Interstellar) emocionan con sus realistas interpretaciones no sólo como una familia rota sino como dos adictos a distintas sustancias. Ambos muestran con ayuda de un guión muy bien escrito los altibajos de sus personajes a lo largo del largometraje, al igual que Jennifer Connelly (Dentro del Laberinto, Una Mente Maravillosa) y Marlon Wayans (Scary Movie, Dos Rubias de Pelo en Pecho), los cuales encajan perfectamente en sus roles secundarios. Cabe destacar también la belleza que emana su fotografía, mostrando unos planos hipnóticos que complementan la crudeza de la película sin necesidad de palabras escritas en la pantalla o meras explicaciones con una voz en off.

Está claro que siempre merece la pena ver algo que te haga reflexionar y sentir más allá de las horas que dure el largometraje visionado, y éste lo consigue gracias a la crudeza mostrada sobre un problema que le puede suceder a cualquier persona en un determinado momento de su vida o del cual eres capaz de ser testigo a manos de una persona conocida. La consciencia del gran daño que pueden causar las drogas y su dependencia hacia ellas está claramente plasmada de fiel manera a la realidad y por eso puede llegar a impactar bastante en los corazones de los espectadores.

Puntuación: 9/10




Recuerda que puedes seguirnos en Facebook, Twitter o Instagram.


Publicar un comentario

0 Comentarios