Crítica de 'Las niñas bien' (2019)



Cruda representación de la crisis económica que azotó a México en los años 80 con una dirección sutil y unas interpretaciones de alto nivel.


Sofía (Ilse Salas) es una mujer de clase alta en el México de los 80. La situación económica del país va en picado y poco a poco ella y su familia sufren las consecuencias. Sin embargo, no se permitirá reflejar la desdicha y esconde la verdad sobre su realidad a los demás, sin renunciar a todos los lujos y las comodidades a la que está acostumbrada desde hace tanto tiempo, a pesar de que sabe que el mundo al que pertenece llega a su fin.

La directora mexicana Alejandra Márquez Abella (Semana Santa) aporta una visión diferente de la década perdida de América Latina. Una cinta con un ritmo pausado pero que juega muy bien sus cartas, derrochando talento en cada toma. Decididamente la película está rodada con muchísima inteligencia. Abella hace un gran uso de los primeros planos y el desenfoque, dotando de más profundad al metraje. Destaca la banda sonora de Tomás Barreiro (Inercia, Güeros), con un sonido muy simplista y casero, que encaja de forma acertada con el tono del film, ambos de un estilo que se desvía hacia lo conceptual.


La interpretación de Ilse Salas (Museo, Amores modernos) es para enseñar en las escuelas de cine y así lo demuestra su Premio Ariel a la Mejor Actuación Femenina. La actriz de Ciudad de México aporta un carácter implacable a su personaje, que exhibe una impasibilidad pasmosa ante la compleja situación por que la que está pasando y que sin embargo muestra un caótico derrumbe interior difícil de ignorar. El resto del reparto da buenos resultados pero lejos del nivel de Salas, que sin duda ha realizado el que es hasta el momento el papel de su vida, complicado de superar.

La forma en la que Abella plasma la crisis económica es cruda y veraz. Sin embargo, no se centra solamente en la superficialidad del evento, sino que prefiere que la protagonista lleve el peso de toda la trama, reflejando en ella todo el sentimiento de un país que se acerca a la ruina. Lo hace de un modo tan sutil y bien hilado que los sucesos que ocurren detrás de Sofía se sienten menos importantes que ella, relegando el causante a segundo plano. Esto dice mucho de lo que la directora mexicana quiere manifestar realmente, mostrando el papel sumiso de la mujer en dicha época, siendo impotentes participes de una crisis que cambiaría sus vidas para siempre.

Puntuación: 7/10


Publicar un comentario

0 Comentarios