Crítica de 'Buenos principios' (2019)

© David Koskas - Same Player


Entretenida propuesta francesa que inicia con tintes de comedia pero que pronto se desvía hacia un drama sobre la crisis personal y familiar de un hombre de mediana edad.


Henri Mohen (Yvan Attal) es un escritor de mediana edad que un tiempo atrás fue famoso, ya que escribió un best seller hace más de veinte años. Desde entonces, culpa a su familia y a sus hijos de su bloqueo creativo y de todo lo que ya no podrá hacer en su vida. Un día, un perro aparece en el jardín de su casa y decirle quedárselo, provocando que todo empiece a cambiar a su alrededor y haciéndole entender que su vida podría ser una gran historia.

El cineasta francés Yvan Attal (Un policía en apuros, Cosas de la edad) es, como ya nos tiene acostumbrados, el encargado de dirigir y protagonizar el film. La película está basada en 'Al oeste de Roma', una novela de John Fante que conocía desde hacía veinte años pero que nunca se había propuesto adaptar hasta ahora. El libreto es obra del guionista inglés Dean Craig, muy conocido por 'Un funeral de muerte' y que aporta su toque de humor y cinismo, logrando a su vez que la trama no se ahogue demasiado en la profunda tristeza que desprende aunque para ello tenga que usar de alivio cómico al entrañable animal coprotagonista.

© David Koskas - Same Player

La película funciona mejor cuando sus principales intérpretes aparecen en pantalla. Attal protagoniza la cinta junto a su inseparable esposa en la vida real Charlotte Gainsbourg (Promesa al amanecer, ¿Estamos solos?), increíble y atrevidísima actriz donde las haya. Cuando entra en escena, el film mejora considerablemente y juntos poseen una química espectacular. Resulta curioso que su hijo Ben Attal (Están por todas partes, Una razón brillante) se interprete a sí mismo como uno de los curiosos retoños de la familia.

Si el espectador cree que asistirá a una deliciosa comedia para toda la familia, está equivocado. La historia de 'Buenos principios', al contrario de lo que se podría pensar en su inicio, no resulta una sucesión de gags en los que el perro y el amo hacen estupideces por el lugar. Y aunque por supuesto asistimos a alguna que otra situación semejante, la película va un poco más allá. La verdadera protagonista de la trama es la crisis de un hombre que se arrepiente del camino que ha tomado en su vida y que lo sume en una profunda melancolía. Temas como la paternidad, la diversidad moral y los problemas matrimoniales son el eje de una cinta que, si bien entretiene, no funciona como debería, resultando superficial y antipática en muchas ocasiones.

Puntuación: 6/10


Publicar un comentario

0 Comentarios