Crítica de 'Joker' (2019)


Inquietante, agobiante, magnífica. Un antes y un después en el cine de todos los géneros. Todd Phillips ha demostrado a Hollywood y al mundo entero que las producciones de calidad dirigidas a las grandes masas son posibles. 


Arthur Fleck (Joaquin Phoenix) es un hombre de mediana edad que cuida de su anciana madre y trabaja de payaso. La vida no es fácil para él. Sufre un trastorno que le produce carcajadas en momentos de inquietud y toma muchos medicamentos para combatir sus patologías mentales. Pero Happy, como su madre lo llama, tiene una ilusión: convertirse en un comediante famoso. Mientras Arthur intenta cumplir su sueño, la sociedad lo repudia día tras día, provocando una serie de eventos que lo llevan a conocerse mejor a sí mismo, convirtiéndose en el icónico villano que todos conocemos.

El arquitecto de la trilogía 'Resacón en las vegas' cambia completamente de registro para ofrecernos lo que probablemente sea su obra maestra. Phillips, que también escribe el guion junto a Scott Silver (8 millas, The Fighter), crea una atmósfera única. La cinta es claustrofóbica, demencial y perturbadora, haciendo una crítica durísima de la sociedad, esa misma que te rechaza por ser diferente y que con sus actos puede originar que un individuo pierda la cabeza, como ha pasado desde el nacimiento del ser humano. Con un presupuesto considerablemente más bajo que las otras películas de DC Cómics, el director ha conseguido un producto de un éxito arrollador debido a su inmensa calidad cinematográfica, que ha logrado calar profundamente en los espectadores.


A estas alturas de la vida, en los meses finales de 2019, todos sabemos que Joaquin Phoenix (Gladiator, En la cuerda floja) es uno de los mejores actores de su generación, pero lo que ha hecho en esta producción es de sobra formidable. Un mastodonte de la interpretación que se introduce en sus personajes de una forma obsesiva, llevando su cuerpo y mente al límite de la perfección. Su actuación pasará a la historia y quedará grabada en la retina de todo aquel que la haya visionado. Además, el resto del reparto también está magnífico, destacando a su madre Penny Fleck (Frances Conroy) y al siempre bienvenido Robert de Niro (El Irlandés, Manos de piedra), haciendo una especie de homenaje a su personaje Rupert Pupkin de 'El rey de la comedia'.

El metraje cuenta con una banda sonora exquisita, mezclando clásicos de la música con la excelente obra de la compositora Hildur Guðnadóttir (María Magdalena, Sicario: El día del soldado), que consigue una total inmersión en la historia. 'Joker' no va de superhéroes, acción, combate y explosiones. Es cine de otra calidad, de otro tono, de otro ritmo. De ese que muy pocas veces nos recuerda que Hollywood no está del todo perdida en su política de secuelas y remakes para amasar fortuna. Un soplo de aire fresco que rejuvenece la pasión por el séptimo arte estadounidense y que confiamos haga reflexionar a los grandes estudios de la meca del cine.

Puntuación: 9/10


Publicar un comentario

0 Comentarios